26 de julio de 2009

A Obama se le está cayendo la máscara, dice Chávez

Por Enrique Andrés Pretel

CARACAS (Reuters/EP) - El presidente venezolano, Hugo Chávez, arremetió el sábado contra su par estadounidense, Barack Obama, asegurando que Washington busca consolidar al gobierno de facto que tomó el poder tras el golpe de Estado en Honduras contra su aliado Manuel Zelaya.

Chávez, que dice liderar una revolución socialista y antiimperialista en el país petrolero, había suavizado su retórica contra la Casa Blanca tras la asunción de Obama en enero, a quien llegó a estrechar la mano hace meses en una cumbre regional diciéndole: "Quiero ser tu amigo".

"Obama se está desfigurando, la máscara se le está derritiendo. El debe saber que si se enfrenta al Imperio termina muerto, él seguramente prefirió vivir, dejar pasar y dejar hacer", denunció en una intervención ante legisladores transmitida por cadena de radio y televisión.

El derrocamiento de Zelaya fue condenado por Estados Unidos, la Unión Europea y los países latinoamericanos, que exigen su regreso al poder pese a la oposición en Honduras del Congreso, la Justicia, empresarios y militares.

Sin embargo, Chávez consideró que las conversaciones lideradas por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, para buscar una salida dialogada al conflicto político, fueron una "trampa" instrumentada por Estados Unidos para "fusilar políticamente" a Zelaya, a quien animó para retornar a su país.

"El plan de mediación lo que está buscando es congelar la batalla para las elecciones de noviembre (...) Lo que el gobierno de Estados Unidos y sus aliados quieren es simplemente es que los golpistas se consoliden y sean reconocidos, sino de derecho, de facto", aseguró.

Zelaya, cuya alianza con Chávez irritó a las élites políticas y económicas del empobrecido país exportador de café y textiles, fue secuestrado y sacado del país por militares el 28 de junio por insistir en su plan de modificar la carta magna pese a la prohibición de un juez.

EL ISRAEL DE AMERICA LATINA

El mandatario venezolano consideró además que el golpe en Honduras es el inicio de un plan de Washington para desestabilizar a la región y advirtió que utilizarán a la vecina Colombia como "plataforma" para derrocar a su gobierno.

"El golpe en Honduras no es sino la concreción de esa etapa de agresiones del Imperio y sus aliados", dijo durante un discurso para celebrar el décimo aniversario de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para redactar una carta magna con la que inició su proyecto socialista en Venezuela.

El líder venezolano puso esta semana en revisión las relaciones con Colombia y advirtió que buscará sustituir las importaciones del país vecino por la decisión del Gobierno de Alvaro Uribe de firmar un nuevo acuerdo con Estados Unidos para el uso conjunto de bases militares.

"El Imperio (estadounidense) quiere convertir a Colombia en la Israel de América Latina, para agredir a cuanto pueblo quiera ser libre. Eso es sumamente grave para la paz de este continente. El primer objetivo se llama Venezuela", aseveró.

Caracas y Bogotá atravesaron en el 2008 su peor crisis diplomática en años a raíz de un ataque del Ejército colombiano a un campamento guerrillero en Ecuador, aunque meses después los socios comerciales normalizaron sus relaciones.

Uribe, principal aliado de Washington en Sudamérica, ha defendido el incremento de la cooperación militar con Estados Unidos para combatir el narcotráfico y las guerrillas, pese a las críticas de varios líderes izquierdistas en la región aliados de Chávez.

"Espero que el presidente de Colombia se detenga aunque sea un minuto a razonar", pidió el mandatario, que sostuvo por meses un duro cruce de acusaciones con Uribe, al que llegó a calificar de "mafioso" y "peón del Imperio".