6 de agosto de 2009

Obama promete aprobación de reforma de sistema de salud EEUU

Por John Whitesides y Donna Smith

WASHINGTON (Reuters/EP) - Pese a que las encuestas muestran cada vez más dudas entre los ciudadanos sobre su reforma al sistema de salud, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió el miércoles su aprobación en el Congreso este año aún sin el respaldo de los republicanos.

"Les prometo, aprobaremos la reforma antes de fin de año porque el pueblo estadounidense la necesita", dijo Obama en Wakarusa, Indiana, adonde viajó para promocionar sus iniciativas económicas. "Vamos a hacer que suceda", recalcó el mandatario.

La iniciativa de Obama para reformar el sistema nacional de salud, su principal prioridad legislativa, ha sido atacada desde varios flancos por su costo de 1 billón de dólares y por su alcance. Los demócratas han discutido por la manera en que se pagará, y la popularidad de Obama ha caído mientras el debate se prolonga.

Una encuesta de la Quinnipiac University difundida el miércoles mostró que el 52 por ciento de los votantes desaprueba el manejo del tema salud por parte de Obama, mientrass que el 39 por ciento lo aprueba.

Esas cifras muestran un cambio con respecto a un sondeo similar del 1 de julio, que mostraba una aprobación del 46 por ciento y una desaprobación del 42 por ciento.

La preocupación porque el gasto se podría disparar demasiado y sumar peso al déficit parecían alimentar el cambio de opinión. Un 72 por ciento de los encuestados señaló que no cree que Obama pueda rediseñar el sistema sin engrosar el déficit.

Ningún republicano ha respaldado las propuestas de salud que están siendo consideradas en el Congreso, y meses de negociaciones en la Comisión de Finanzas del Senado con tres senadores republicanos no han arrojado ningún acuerdo. Obama dijo que el tiempo se está acabando.

"Creo que en algún punto, en algún momento de septiembre, vamos a tener que hacer una evaluación", dijo Obama a la cadena MSNBC tras su aparición en Wakarusa, agregando que su prioridad era un plan que contenga los costos de la salud, mejore la atención y regule a las compañías aseguradoras.

Obama desea ampliar el seguro médico a la mayoría de los 46 millones de estadounidenses sin cobertura y hacer más difícil que las aseguradoras rehusen la cobertura a aquellos que tienen antecedentes médicos.

"Preferiría que los republicanos trabajen con nosotros en esto porque pienso que es en interés de todos. Esto no debería ser un tema partidista", dijo Obama.

El senador demócrata John Rockefeller dijo a periodistas que sospecha que los tres republicanos que negocian con el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, Max Baucus, -Charles Grassley, Mike Enzi y Olympia Snowe- finalmente rechazarán el plan de reforma al sistema de salud.

"Mi visión personal es que esos tres republicanos no la votarán (...) por lo tanto esto resultará en un juego de dilación de tres o cuatro meses, que es exactamente lo que los republicanos quieren", declaró el senador.

Los seis miembros de la Comisión de Finanzas que tratan de alcanzar un acuerdo -tres demócratas y tres republicanos- se volvieron a reunir el miércoles y discutieron una propuesta de una comisión Medicare independiente que supervise el programa de salud para los ancianos.

El jueves se reunirán en la Casa Blanca con Obama para discutir el estado de las conversaciones, dijo un asesor legislativo.