31 de agosto de 2015

Obispos venezolanos piden a Maduro detener las deportaciones

CARACAS, 31 Ago. (Notimérica) -

La Comisión de Justicia y Paz del Episcopado Venezolano ha exigido al gobierno de Nicolás Maduro restituir "la normalidad cuanto antes" y detener las deportaciones de colombianos, hechos "a todas luces denigrantes de la condición de seres civilizados y hermanos".

"Es urgente que la familia se reunifique en la totalidad de sus miembros para evitar una crisis humanitaria por deportaciones masivas, para ello deseamos como venezolanos ver la respuesta del Poder Moral en pleno, no justificando acciones, sino trabajando para que se respeten los Derechos Humanos de todos los ciudadanos, sean Venezolanos o Colombianos", expresan los obispos venezolanos en un comunicado.

En él, la Conferencia Episcopal de Venezuela expresa su "profunda preocupación" por denuncias sobre "graves violaciones" a los derechos humanos en el marco del Decreto de suspensión de garantías constitucionales en varios municipios de la frontera.

"Más allá de diferencias o de situaciones irregulares, priva el respeto a la vida y a un trato cordial. No se puede estigmatizar a todo un colectivo de presuntos delitos sin el debido proceso y el derecho a la defensa", añade el comunicado.

Según los obispos venezolanos, muchos de los colombianos que han tenido que abandonar Venezuela, han sido obligados a salir "de manera abrupta", sin enseres, sin alimentos, muchos de ellos solo con la ropa que llevan puesta, sus casas allanadas sin ninguna orden judicial y destruidas; en algunos casos fueron robadas las pertenencias de aquellos pobres moradores.

A ello --añaden-- se suma "el drama" de ver familias separadas, especialmente madres y padres que han sido obligadas a dejar a sus hijos menores en territorio venezolano, "y más grave aún resulta de enorme preocupación la utilización del poder punitivo del Estado para criminalizar a estos ciudadanos de origen colombianos como miembros de grupos irregulares.

Al mismo tiempo la Iglesia venezolana muestra su preocupación por las denuncias sobre "un uso excesivo y desproporcionado" de la fuerza por parte de agentes de seguridad del Estado, encargada de realizar dicho operativo, y exige que se restituya la normalidad "cuanto antes".