4 de junio de 2007

OEA.- Insulza inaugura la cumbre de la OEA con referencias a la pobreza y a la lucha contra la criminalidad

CIUDAD DE PANAMÁ, 4 Jun. (EP/AP) -

El secretario general de Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, inauguró ayer la asamblea general anual de esta organización ensalzando los avances políticos y económicos en el hemisferio, pero también advirtió que aún persisten desafíos como las luchas contra la pobreza y el crimen organizado.

"Si bien las amenazas de conflicto e inestabilidad política y económica que se cernían sobre la región cuando inicié mi mandato como secretario general (mayo 2005) se han reducido sustantivamente, aún no nos hemos ganado el derecho de ser optimistas", manifestó Insulza, en la ceremonia apertura de la XXXVII asamblea de la OEA, celebrada en el Teatro Nacional de Ciudad de Panamá. También intervinieron el presidente de Panamá, Martín Torrijos, y el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

Insulza evocó cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que indican que el crecimiento económico regional fue de 5,3% en 2006, al tiempo en que destacó el intenso ciclo electoral de 2005-2006, con el que la democracia se consolidó en la región, indicó.

Destacó que el hemisferio no es el más pobre de la tierra, pero aseguró que cerca de 80 millones de latinoamericanos "dormirán esta noche sin haberse alimentado suficientemente". El combate contra la pobreza "sigue siendo prioridad en la agenda de desarrollo de las instituciones hemisféricas", agregó.

Torrijos coincidió al señalar que "América es un continente rico donde habitan demasiados pobres. Es la terrible paradoja que enfrenta".

Insulza mencionó también como desafíos que afronta la región crimen organizado y narcotráfico, dos cuestiones que "pueden alcanzar la esfera de lo político, si el dinero sucio es usado para comprar autoridades o conciencias". De ahí, "la necesidad de prestar atención al financiamiento de la política", expresó.

El secretario de la ONU, quien fue el primer orador, resaltó los "nuevos caminos" recorridos en lo democrático, pero advirtió que en "algunas partes de las Américas la democracia también suscita recelos, desde la percepción de que aún no ha respondido a las aspiraciones de los pobres, a la preocupación por la delincuencia organizada y la corrupción".

En cuanto al tema central, la energía para el desarrollo sostenible, Insulza consideró que el hemisferio cuenta con "abundantes recursos" y mencionó el hecho de que Estados Unidos y Brasil sean líderes mundiales en la producción y el uso de biocombustibles como el etanol.

Destacó también que la región cuenta con el 12,2% del total mundial de reservas probadas de petróleo, pero, en cambio, unos 50 millones de personas no tienen acceso a la energía eléctrica.

En el discurso del secretario general de la OEA estuvo ausente el caso de la no renovación de la licencia al canal Radio Caracas Televisión (RCTV), que caldeó el ambiente previamente.

El embajador de Venezuela ante la OEA, Jorge Valero, dijo en un foro de diplomáticos y sociedad civil que RCTV "ha transgredido los principios y valores democráticos consagrados en la Carta Democrática Interamericana".

El Gobierno venezolano acusa a RCTV de "golpista", en alusión a los hechos ocurridos en abril del 2002 que derivaron en la salida temporal del presidente Hugo Chávez. La señal abierta del canal salió del aire el 27 de mayo y su frecuencia pasó a un canal de servicio público.

La productora ejecutiva de la gerencia de prensa internacional de RCTV, la periodista Luisiana Ríos, rechazó las declaraciones de Valero y consideró que el que haya sacado el tema demuestra la "preocupación" por las críticas que puedan lanzarse en la asamblea en los próximos días.