24 de enero de 2016

La oposición denuncia el fraude de las elecciones en Haití con manifestaciones

La oposición denuncia el fraude de las elecciones en Haití con manifestaciones
ANDRES MARTINEZ CASARES / REU

PUERTO PRÍNCIPE, 24 Ene. (Notimérica) -

Los opositores haitiano siguen clamando por la salida del actual presidente de Haití, Michel Martelly, mientras que el candidato oficialista a la presidencia pide a las autoridades electorales fijar de nuevo una fecha para que se lleven a cabo la segunda vuelta de las elecciones, que debían haberse celebrado este domingo.

El candidato oficialista a la presidencia de Haití, Jovenel Moise, pide enérgicamente a las autoridades electorales reprogramar la segunda vuelta. Sin embargo, la oposición clama por la salida de Martelly y la proclamación de un Gobierno de transición.

Manifestantes rechazan los comicios, ya que consideran que la primera vuelta electoral fue fraudulenta. Es en este sentido donde el exlíder haitiano Guy Philippe --líder del golpe de Estado de 2004-- llama a la realización de contra-protestas, asegurando que no reconocería ningún gobierno de transición que asuma cuando el saliente presidente Martelly deje el cargo el 7 de febrero.

"Estamos listos para la guerra", dijo Philippe. "Dividiremos el país". No está claro cuánto respaldo podría conseguir Philippe, pero sigue siendo popular en su bastión sureño de Grande-Anse y el tono de sus comentarios apunta a una mayor polarización en torno a la crisis política.

Sin embargo, la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA) llamaron este sábado a los actores políticos en Haití a que arreglasen sus diferencias de manera pacífica y a que completen el proceso electoral para elegir presidente y legisladores.

En un comunicado emitido por su oficina, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó además su preocupación por el aplazamiento de las elecciones, pospuestas por segunda ocasión.

Ban urgió a los actores políticos a que se abstuvieran de la violencia, y a evitar acciones que pudieran perjudicar el proceso democrático y la estabilidad en el país caribeño.

Pidió además a las partes que busquen una solución consensuada que permita al pueblo de Haití ejercer su derecho a votar por un nuevo presidente y los demás representantes del nuevo Parlamento.

El llamado del dirigente de la ONU ocurrió después de que el Consejo Electoral Provisional (CEP) decidiera suspender la segunda vuelta de las elecciones presidenciales debido "al deterioro de la seguridad y las amenazas al proceso electoral".

La crisis política en Haití se generó tras darse a conocer los resultados de los comicios presidenciales de octubre pasado, debido a denuncias de fraude electoral por parte de la oposición.

Martelly dijo que las denuncias de fraude son infundadas pero los críticos piensan que él favoreció de manera desleal al exportador de bananas Jovenel Moise, quien salió primero en la ronda inicial de votación en octubre.

En esos comicios, ninguno de los candidatos logró más del 50 por ciento de los votos, por lo que los dos aspirantes con el mayor número de sufragios contenderían para una segunda vuelta electoral, prevista inicialmente para el 27 de diciembre pasado.

Los candidatos que deberían contender en el proceso electoral, que debía culminar mañana domingo, son Jude Célestin, de la opositora Liga Alternativa por el Progreso y la Emancipación Hatiana (LAPEH); y Jovenel Moise, del oficialista Partido Haitiano Tet Kale.

De acuerdo con reportes de la prensa, el nuevo aplazamiento de los comicios se produjo en medio de violentas protestas y la negativa del candidato opositor, Jude Célestin, a participar en el proceso.

Esa situación pone en riesgo la transferencia de poderes presidenciales el próximo 7 de febrero, conforme lo establece el plazo constitucional.

Por su parte, la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (MOE/OEA) en Haití llamó a todos los actores políticos a participar en un diálogo consensuado y constructivo para superar la actual crisis política y completar el proceso electoral.

En un comunicado, la misión de la OEA condenó enérgicamente los actos de violencia en todo el país, incluyendo los episodios que afectaron directamente a los observadores bajo su cargo durante su despliegue. Precisó también que continuará supervisando la situación en Haití.