Opositores venezolanos reclaman a Pedro Sánchez "solidaridad real" con los "refugiados"

Instan al presidente a no ser rehen de Zapatero ni de "aliados circunstanciales" como Podemos

Opositores venezolanos reclaman a Pedro Sánchez "solidaridad real" con los "refugiados"
12 de septiembre de 2018 EUROPA PRESS

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dirigentes de la oposición venezolana han reclamado este miércoles al Gobierno de Pedro Sánchez una "solidaridad real" con quienes han escapado de la "dictadura criminal" de Nicolás Maduro, de tal forma que puedan ser reconocidos como refugiados y obtener los permisos de trabajo, y a no dejar que sean "aliados circunstaciales" quienes dicten la política exterior.

El responsable internacional de Voluntad Popular, Lester Toledo, ha subrayado durante un acto en Madrid que "la crisis humanitaria necesita una respuesta", también desde España. "Queremos una solidaridad real, con hechos concretos. No queremos una solidaridad electoral", ha advertido.

En este sentido, ha recordado que más de 22.000 venezolanos han solicitado asilo en España entre 2017 y la primera mitad de 2018, pero de ellos solo 26 solicitudes han sido respondidas de forma afirmativa. Según Toledo, en estos últimos meses han aumentado las negativas a dichas peticiones y no existen directrices claras al respecto --"es algo muy grave", ha dicho--.

El dirigente de Voluntad Popular ha denunciado un aumento de las interceptaciones de venezolanos en aeropuertos españoles, si bien desconoce la cifra exacta por falta de información oficial. Lo que trasciende, ha explicado, es la versión que dan los propios afectados a sus familias y que da cuenta de medidas supuestamente discrecionales, a merced de la "subjetividad" del funcionario.

Según Toledo, la excusa más repetida es "la presunción de que vienen para quedarse", pese a que ha considerado que lo único que diferencia a quienes llegan a España de los que recalan en Colombia es que "han tenido la suerte de contar con un billete de avión". "El trato debería ser el mismo" y "la regularización debería ser la regla y no la excepción", ha señalado.

También ha denunciado el retraso en la concesión de los permisos de trabajo a venezolanos emigrados, que habría aumentado hasta los once meses. Con decisiones políticas, ha agregado Toledo, este plazo "puede pasar de meses a semanas".

Estas decisiones pasan, en opinión del responsable de Voluntad Popular, por que el presidente Sánchez "asuma al política en la que él cree y no la de algunos aliados circunstanciales", en alusión a Podemos.

Así, Toledo ha tachado de "miserables" los posicionamientos de líderes del partido morado en favor de Venezuela y ha repudiado específicamente comentarios de su secretario general, Pablo Iglesias, y del diputado Íñigo Errejón.

EL FRACASO DEL DIÁLOGO

Tanto Toledo como el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma han criticado los intentos de "falso diálogo" impulsados en Venezuela, personificados en la figura del expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. Creen que ha llegado el momento de pasar a medidas internacionales "contundentes" y a iniciativas como la "intervención humanitaria" para no volver a caer en la trampa.

"No queremos ser otra vez los tontos útiles", ha apuntado Ledezma, que ve como única solución para Venezuela "salir de la tiranía". El régimen de Nicolás Maduro "carece de legitimidad de origen y también de desempeño", ha añadido, al repasar una situación política, social y económica que ha empujado fuera de Venezuela a más de dos millones de venezolanos.

"La gente no viene aquí de turismo, viene huyendo de la tragedia humanitaria que vive su país", según Ledezma, que ha apelado a la "reciprocidad". El exalcalde de Caracas ha planteado si las autoridades españolas también van a "devolver" a los hijos de quienes en su día emigraron a Venezuela y ha alertado de la "penosa situación" en la que viven miles de venezolanos en España.

Ledezma ha advertido de que ya es momento de dejar la "retórica diplomática" y se ha preguntado si "el mundo se va a quedar de brazos cruzados viendo el holocausto de Venezuela", donde se habrían cometido crímenes de lesa humanidad tras la ola de protestas opositoras en 2015. Por este motivo, también ha instado a España a liderar la vigilancia política y financiera de Maduro.

Por su parte, el exsecretario de la Asamblea Nacional José Guedez ha criticado a Maduro por "negar el éxodo" y, "con todo el cinismo posible", "humillar" a quienes han abandonado Venezuela en busca de un futuro mejor. Guedez ha advertido de que, al igual que en su día el régimen cubano se refirió a la diáspora como "gusanos", Maduro ha seguido la misma línea tachando a los emigrados de "limpia pocetas" (váteres).

Guedez ha señalado que el presidente venezolano es el primero que saca partido de este éxodo, ya que implica una "depuración" del censo electoral y logra disminuir la población atendida en Venezuela, donde la elevada inflación y la falta de suministros y productos básicos han llevado al límite a miles de familias.