11 de junio de 2009

Oro estable, dólar débil y alza crudo dan soporte

Por Kylie MacLellan y Jan Harvey

LONDRES (Reuters/EP) - El oro operaba estable en Europa el jueves, respaldado por un debilitamiento del dólar y precios más altos del petróleo, pero el mercado estaba limitado por un menor interés de los fondos en el metal.

A las 1440 GMT, el oro al contado se transaba a 953,90 dólares la onza, desde 953,65 dólares la onza en la víspera en Nueva York.

El mercado cayó brevemente a un mínimo intradía de 943,10 dólares, en respuesta a un fugaz avance del dólar después de la publicación de datos de ventas minoristas en Estados Unidos mayores a lo que se esperaba.

La moneda estadounidense volvió a caer, haciendo al oro más barato para los inversores fuera del país, mientras los mercados se concentraban en las preocupaciones por el creciente déficit del presupuesto en Estados Unidos.

Las compras de los fondos negociados en bolsa (ETF por sus siglas en inglés) fueron relativamente débiles. Ni el mayor ETF del mundo, el SPDR Gold Trust, ni el ETF Securities de Londres reportaron ingresos el miércoles.

"Los ingresos de inversiones se han desacelerado un poco", dijo James Moore, analista de TheBullionDesk.com.

"Aún tenemos las preocupaciones de fondo en torno a la inflación, pero por ahora el mercado tendría que bajar un poco para obtener nueva demanda", añadió.

El temor a una potencial inflación se reflejó en los precios del petróleo, que tocó los 72 dólares el barril.

"Pese a que la situación a largo plazo es muy positiva para el oro, a corto plazo el mercado está sobrecomprado y posiblemente vuelva al área de 935, quizás 925 dólares antes de registrar nueva demanda", agregó Moore.

La plata subía a 15,31 dólares la onza desde 15,15 dólares el miércoles en Nueva York, mientras que el platino operaba a 1.259,50 dólares la onza desde 1.261 dólares y el paladio se afirmaba a 254,50 dólares desde 253 dólares.

La consultora GFMS dijo que los precios de la plata podrían subir hasta 18 dólares la onza más adelante este año, mientras la demanda de inversión en el metal precioso tensa la caída del uso industrial.