7 de febrero de 2019

Óscar Arias, premio nobel de la paz y expresidente de Costa Rica, acumula cuatro denuncias por acoso y abuso sexual

Óscar Arias, premio nobel de la paz y expresidente de Costa Rica, acumula cuatro denuncias por acoso y abuso sexual
REUTERS / NACHO DOCE - ARCHIVO

SAN JOSÉ, 7 Feb. (Notimérica) -

Este martes se hizo pública una denuncia al expresidente de Costa Rica y ganador del Premio Nobel de la Paz en 1987, Óscar Arias, por presunto abuso y acoso sexual. Pasados dos días, las acusaciones contra el exmandatario ya son cuatro.

"Por mi experiencia personal con él", escribió en una red social, "¡le creo a ella!", escribió en las redes sociales Eleonora Antillón, conocida como Nono Antillón, tras leer un artículo en las redes sociales sobre la denuncia impuesta por la psiquiatra y activista antinuclear Alexandra Arce von Herold.

Antillón es una periodista y expresentadora de un programa de entrevistas del país centroamericano, y fue reclutada por Arias para ejercer de asesora de prensa en su campaña electoral. Fue en 1986, cuando el entonces candidato a la Presidencia de Costa Rica la agredió sexualmente, como ha declarado en el diario 'La Nación'. Como consecuencia de los hechos, ha indicado, al llegar Arias a la presidencia prefirió salir del circuito público y recluirse en el campo: "Soy, o casi fui la Oprah Winfrey de Costa Rica", dijo. "Ahora estoy totalmente aislada, prácticamente escondida".

"Estaba sentada frente a su escritorio, se me acercó, me tomó la mano y me la puso en su pene que estaba erecto. Yo lo empujé y me puse de pie y él se me lanzó. Me cogió por los hombros, me tiró contra un ropero y me empezó a toquetear", relata Antillón. La periodista ha indicado que el episodio terminó cuando comenzaron a tocar la puerta de la oficina, aparentemente por el alboroto. "En ningún momento grité" y "no pedí ayuda". Asimismo, Antillón ha dicho que no le contó a nadie el ataque.

Como ha declarado, Antillón --de 60 años-- cumplió con su contrato y volvió a ser presentadora, pero reconoce que cambió su forma de vestir para no llamar la atención, y que se sentía más cómoda acompañada por mujeres. Tras imponer la denuncia, y entrevistada por 'The New York Times', ha indicado que "la gente termina pensando: 'Si ella se atreve, otras se atreverán'", asegurando que su objetivo es "desenmascarar a ese político impostor".

Por otro lado, en las últimas horas a salido a la luz el testimonio de la actual directora de comunicaciones de la organización 'Human Rights Watch', Emma Daly, quien ha contado en 'The Washington Post' que también fue agredida por Arias cuando tenía 25 años, en 1990. Entonces era reportera de la agencia 'Reuters' y de 'The Tico Times', y se reunió con Arias en un evento en el Hotel InterContinental en Managua (Nicaragua).

Tal y como indica, se acercó al expresidente y "le hice una pregunta, y en vez de responder, él literalmente puso sus manos sobre mi pecho, entre mis senos y dijo: '¡No llevas sujetador!'". Daly indica que, en ese momento, "estaba tan aturdida que todo lo que pude pensar era en decir: '¡Sí, lo tengo!'". Como asegura, sí contó lo sucedido a algunas personas, entre ellas su novio, pero no pensó en poner ninguna denuncia: "No me lastimó físicamente como le pasó a otras personas", sino que "fue la humillación de haber sentido que no importas de ninguna manera".

La última presunta víctima de Arias es Marta Araya Marroni, editora de libros de 53 años, y que trabajó junto con el exmandatario en su colección de ensayos y discursos 'Con velas, timón y brújula' en 2012. Como recoge 'The New York Times', en una de las reuniones, Arias puso una mano sobre la pierna de Araya Marronio, que ella rechazó excusándose en que él tenía una novia y que eso era inapropiado. La editora asegura que posteriormente él la llamó dos veces e insistió en que fuera a su casa para darse un masaje, pero ella le colgó.

"Nunca lo mantuve en secreto. Le dije a todo mundo", ha indicado Araya. "La única razón por la que tendría que publicar esto es para que la gente les crea a las mujeres que presentan denuncias. Me disgusta mucho que la gente siempre piense que son mentiras".

OSCAR ARIAS

Arias ganó el Premio Nobel de la Paz en 1987 por su papel en las negociaciones de paz relacionadas con los conflictos civiles en Centroamérica. Ha sido presidente del país en dos ocasiones y, a día de hoy, sigue siendo uno de los principales referentes políticos en Costa Rica, donde mantiene una fundación con la que lucha por la paz y la democracia.

Esta denuncia se suma a dos acusaciones que ya pesan sobre Arias por prevaricación por permitir en 2008 un proyecto minero canadiense en un corredor ecológico antes de que se presentaran los informes finales del impacto medioambiental que provocarían las obras. Por el momento, el expresidente está a la espera de que un tribunal decida si se llevará a cabo un juicio por los hechos.

Arias, a través de sus abogados, ha negado los hechos --relacionados con la primera denuncia-- y ha asegurado que lo demostrará ante los tribunales. "Rechazo categóricamente las acusaciones que se me hacen. Nunca he actuado irrespetando la voluntad de ninguna mujer", ha indicado.

Para leer más