11 de junio de 2009

Países BRIC no romperían supremacía del dólar, por ahora

Por Mary Angela Rowe y Nick Olivari

NUEVA YORK (Reuters/EP) - Países como Rusia han sacudido los mercados mundiales con sus pedidos para impugnar el dominio del dólar como la moneda de reserva mundial pero, según los inversores, por ahora no existe una alternativa realista al billete estadounidense.

Rusia renovará sus presiones para volver a evaluar el estatus del dólar como la moneda de reserva preferida cuando la próxima semana acoja una cumbre con sus colegas, las potencias emergentes del grupo BRIC, que incluye a Brasil, India y China.

Actualmente, el dólar representa cerca del 65 por ciento de las reservas extranjeras del mundo. Aunque podría caer al 50 por ciento de las reservas internacionales en cinco años e incluso llegar a representar el 40 por ciento de todas las reservas dentro de 10 años, probablemente se estabilizará en ese nivel, dijo Michael Woolfolk, un importante estratega de monedas de The Bank of New York-Mellon.

A pesar de que el dólar y los bonos del Gobierno estadounidense cayeron brevemente el miércoles después de que Rusia dijera que vendería sus notas del Tesoro para comprar papeles del FMI, los inversionistas en divisas se mantuvieron tranquilos.

Para ellos, los comentarios de Rusia fueron puramente retóricos, una demostración de que aún poseen parte de la influencia mundial de la Unión Soviética.

"Esta discusión sobre la monedas de reserva es en parte una prueba de un nuevo presidente en la Casa Blanca, ya que muchos de los tratados bilaterales, incluyendo negociaciones sobre armas y comercio, están sobre la mesa", dijo Woolfolk.

Según los analistas, no existe casi ningún peligro de que el dólar sea desplazado como la principal divisa de reserva mundial.

"Lo que muchos agoreros no pueden reconocer cada dos o tres años, cuando el estatus del dólar es cuestionado, es que el dólar está involucrado en más del 90 por ciento de las transacciones de monedas extranjeras en el mundo y en un mercado que tiene un volumen de negocios de 3,5 billones de dólares al día", dijo Woolfolk.

"Incluso dentro de nuestra propia zona de libre comercio (el Tratado de Libre Comercio para América del Norte) no se puede mover dinero de Canadá a México sin la participación del dólar estadounidense", agregó.

Aunque un déficit fiscal estimado en 1,8 billones de dólares para este año y la perspectiva de una mayor inflación han provocado un alza en los rendimientos estadounidenses en los últimos meses e indican que hay un riesgo cada vez mayor en tener dólares, por el momento Rusia parece estar sola en su opinión de que otras monedas de reserva se necesitan.

Tan sólo la semana pasada, los funcionarios de los bancos centrales de los países más ricos de Asia dijeron que ignorarían una posible rebaja en la calificación de crédito de Estados Unidos y continuarían comprando bonos estadounidenses para mantener estables los mercados.

"La evolución de una divisa de reserva sería exactamente eso, una evolución, no un cambio de la noche a la mañana", dijo Joseph Trevisani, estratega de mercado de FX Solutions en Saddle River, Nueva Jersey.

También debería haber una alternativa viable y por ahora la única es el euro, dijo Trevisani, pero ni siquiera este es una opción tan realista, debido a que aún es relativamente nuevo y su uso todavía no es tan amplio. Y aunque hay conversaciones sobre comercio de petróleo en euros, pocos parecen tomarlo en serio.

El yuan chino, también parece estar descartado por ahora.

"China está muy cerrada sobre la bases de cuentas de capitales, y ellos aún ejercen mucho más control sobre el yuan del que sería necesario para permitir que este se convierta en una divisa de reserva mundial", dijo Watt.