12 de noviembre de 2019

Pakistán aprueba de forma "condicional" que el ex primer ministro Nawaz Sharif reciba tratamiento en el extranjero

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Pakistán ha dado este martes su aprobación "condicional" a la retirada del ex primer ministro Nawaz Sharif de la lista de personas a las que les está prohibido salir del país para que pueda recibir tratamiento médico en el extranjero.

La portavoz del Ejecutivo, Firdus Ashiq Auan, ha resaltado que "entre el 85 y el 90 por ciento" de los miembros del Gobierno se han mostrado a favor de la decisión, si bien se ha acordado que sea "condicional".

Asimismo, ha agregado que debe tratarse de una medida "única" y que su estancia en el extranjero debe estar "limitada en el tiempo", según ha recogido el diario paquistaní 'Dawn'.

Fuentes cercanas a Sharif citadas por la cadena de televisión paquistaní Geo TV han señalado que el ex primer ministro se ha negado a aceptar este permiso "condicional", sin que por ahora haya un pronunciamiento oficial.

Sharif, de 69 años, padece diabetes crónica, problemas cardiovasculares y una peligrosa bajada de plaquetas en sangre, entre otros problemas de salud. El ex primer ministro estaba cumpliendo una condena de siete años de prisión por cargos de corrupción derivados de la filtración de los llamados 'Papeles de Panamá' en 2017.

Adnan Jan, médico personal de Sharif, indicó la semana pasada que "el ex primer ministro se encuentra en estado crítico" y agregó que "la causa no explicada y el diagnóstico incierto complican el escenario clínico general".

El primer ministro, Imran Jan, se mostró la semana pasada favorable a dar permiso a que Sharif sea trasladado al extranjero para recibir atención médica, según Naimul Haq, un asesor de la oficina del mandatario.

"Es el derecho de todo paquistaní recibir el tratamiento que consideren adecuado. El Gobierno no tiene reservas sobre el hecho de que Nawaz busque tratamiento en el extranjero", sostuvo.

El partido de Sharif, la Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N) ha denunciado en numerosas ocasiones que los casos abiertos por corrupción contra sus altos cargos forman parte de una campaña de venganza política por parte del Ejército y el actual partido en el Gobierno, Pakistan Tehrik Insaf (PTI).

Sharif, primer ministro en tres ocasiones, fue apartado del cargo por el Supremo en julio de 2017 por no revelar parte de un salario percibido de una empresa de su hijo y posteriormente fue condenado en otros dos casos separados por no revelar sus fuentes de ingresos. Ambos casos están aún en proceso de apelación.