31 de enero de 2007

Panamá/Colombia.- La Asocición de Usuarios de Colón exige al Gobierno denunciar a Colombia ante la OMC

PANAMA, 31 Ene. (EP/AP) -

La Asociación de Usuarios de la zona libre de Colón (Panamá) exigió al Gobierno retomar las gestiones ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) para denunciar las nuevas restricciones de Colombia a las mercancías del área franca.

"No aceptamos más excusas ni arbitrariedades de parte de las autoridades colombianas, y mucho menos que se nos acuse de fomentar prácticas ilícitas que se dan en Colombia", expresó el gremio en un comunicado publicado hoy.

El Gobierno colombiano acordó la víspera volver a restringir a partir de marzo las importaciones procedentes de Colón debido a anomalías en la documentación de dichas ventas.

Un acuerdo entre las aduanas de ambos países había levantado a fines del 2006 las restricciones y frenado los trámites que adelantaban las autoridades panameñas para ventilar esas restricciones ante la OMC.

Los usuarios cuestionaron que la medida se pone en vigor el mes en que suele incrementarse el movimiento comercial en la zona, "creándonos serios perjuicios económicos".

Colombia argumenta que desea mejorar el flujo de información entre las oficinas aduaneras de los dos países, a fin de evitar el contrabando.

El ministro de Comercio de Colombia, Luis Guillermo Plata dijo la víspera que deberán aclarar algunas diferencias en las cifras de ambos países sobre las transacciones de la zona libre.

De acuerdo a la restricción colombiana, los embarques de confecciones, textiles y calzado procedentes de Colón no podrán ingresar a ese país sino por el puerto de Buenaventura, en el Pacífico. Mucha de la mercancía que se embarca en ese lugar es manufacturada en China.

Eso implica que las mayores aduanas colombianas, en Barranquilla y Bogotá, estarán vedadas para el ingreso de las ventas de la zona panameña.

Los usuarios señalaron que la medida se da ante "la presión de sectores industriales y de otros intereses comerciales colombianos que vienen evidenciando una ineficiencia e incapacidad de poder competir dentro de un mundo globalizado".

Algo más de dos mil compañías operan en la zona libre, situada en la provincia de Colón, a unos 80 kilómetros al norte de la capital. La zona importa principalmente mercancía de Hong Kong, Japón y Estados Unidos, que exporta después a Centroamérica, el Caribe y Sudamérica. Entre sus principales clientes están Colombia y Ecuador.