7 de diciembre de 2011

El exdictador Noriega será extraditado a Panamá este fin de semana y recluido en una cárcel común

Médicos determinan que el exgobernante está en condiciones de viajar

CIUDAD DE PANAMÁ, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El exdictador Manuel Antonio Noriega será extraditado este fin de semana a su país de origen, donde será recluido inmediatamente en una prisión común para cumplir con las sentencias por delitos de lesa humanidad, ha anunciado este miércoles el ministro panameño de Exteriores, Roberto Henríquez.

"Noriega va a llegar a Panamá este fin de semana, será trasladado de inmediato a una cárcel y puedo adelantar que no es una cárcel de lujo", ha asegurado Henríquez en una entrevista al programa Noticias AM de la cadena local TVN-2.

El exdictador pasará los próximos años en la cárcel El Renacer, ubicada en Gamboa, un pueblo de la zona del Canal de Panamá que está situada a unos 40 kilómetros de la capital. Estará en una celda compartida y no en un dúplex como informaron algunos medios locales hace un par de semanas, ha aclarado Henríquez.

Por ser una persona mayor de 72 años puede acogerse al beneficio de casa por cárcel, pero esa será una decisión que deberá tomar en su momento el Poder Judicial "y no el Ejecutivo de Ricardo Martinelli", ha enfatizado el canciller.

Al Ministerio de Exteriores de Panamá le corresponde "dar todas las garantías" y "cuidar su integridad física" del exagente de la CIA. "No podemos darnos el lujo que en Panamá le pase nada a Noriega, pero eso no signifique que le vayamos a dar un trato especial", ha insistido.

EN CONDICIONES

Noriega, de 77 años, ha sido sometido este miércoles a una revisión médica en la cárcel La Santé de París, como parte del protocolo previo a la extradición. La comisión, integrada por doctores panameños y franceses, determinó que el exgobernante "se encuentra en condiciones para realizar el viaje", aunque recomienda "una nueva revisión" antes de aborde el avión "para determinar que las condiciones de salud se mantengan óptimas", señala la Cancillería de Panamá en un comunicado.

La defensa había argumentado que debido a su delicado estado de salud Noriega podía evitar el ingreso a una prisión común, beneficio que no ha podido disfrutar ni en Estados Unidos --donde estuvo preso 20 años-- ni en París, a donde llegó en abril de 2010 después de que el Gobierno de Barack Obama autorizara su extradición.

Noriega sufrió un derrame cerebral que le ha afectado "una parte de su cuerpo", ha recordado Henríquez, al asegurar que el exgobernante no miente al referirse a su estado de salud. "No es el mismo 'show' que montó (el exdictador chileno Augusto) Pinochet en Londres" hace más de una década, ha comentado.

Una delegación panameña --integrada por representantes de la Cancillería, policías nacionales y un médico forense-- viajó el pasado fin de semana a París para afinar los últimos detalles de este proceso que llegará a su fin tras más de dos décadas.

La comisión se reunió este miércoles "con los oficiales del equipo nacional de transferencias y extradiciones" de Francia a fin de "conocer los detalles del traslado de la prisión al avión del extraditado, así como el protocolo de entrega y los documentos referentes" a la extradición, precisa el texto del ministerio de Exteriores.

Las penas de Noriega en Panamá suman 60 años de prisión (tres condenas de 20 años cada una) por homicidio y violaciones de los Derechos Humanos. La justicia panameña envió a Francia un total de tres solicitudes de extradición por el caso del asesinato en 1985 del opositor de origen italiano Hugo Spadafora, por la muerte en 1989 del capitán Moisés Giroldi y el homicidio del opositor Heliodoro Portugal.

La sala de instrucción de Tribunal de Apelaciones de París aprobó el pasado 23 de noviembre la extradición de Noriega a su país natal, un hecho que ha sido celebrado por los panameños, especialmente, por los familiares de las víctimas de su régimen.

Desde que el exmilitar fue derrocado en 1989, durante la invasión de Estados Unidos a Panamá, las autoridades de esa nación centroamericana no han cesado en su lucha por lograr que regresara a su país de origen a enfrentarse a la justicia.