15 de agosto de 2007

Panamá.- Mireya Moscoso niega tener vínculos con el ex futbolista acusado de blanqueo de dinero Freddy Rincón

SANTO DOMINGO, 15 Ago. (EP/AP) -

La ex presidenta de Panamá Mireya Moscoso negó hoy cualquier vínculo comercial con el ex futbolista colombiano Freddy Rincón, acusado en Panamá de blanqueo de dinero y de ser un testaferro del narcotraficante colombiano Pablo Rayo Montaño.

Según Rincón, detenido en Brasil y pedido en extradición por Panamá, Moscoso le propuso invertir dinero en actividades turísticas y en una empresa de artículos de pesca.

La ex mandataria (1999-2004), quien se encuentra de visita en la capital dominicana, dijo hoy que la acusación de Rincón es una confabulación de sus adversarios políticos.

"Cuando vemos que estamos haciendo un movimiento político, como lo hicimos el día viernes, inmediatamente se me ataca. Siento que esto salió de Panamá o lo mandaron afuera para que esto viniera de rebote", manifestó Moscoso a los medios de comunicación, a su salida de un acto de reconocimiento del alcalde de Santo Domingo, Roberto Salcedo.

Rincón se encuentra preso en Brasil desde el 2006, sujeto a una petición de extradición interpuesta por Panamá, por sus presuntos vínculos con el blanqueo de dinero mediante la empresa clausurada y rematada Nautipesca, de la que figuraba como propietario Pablo Rayo Montaño.

"Mi único pecado es haber invertido mi dinero limpio, que conseguí con mi trabajo, en una empresa que me presentaron como buena y avalada por una ex presidenta de Panamá y varios miembros de la justicia de ese país", señaló Rincón citado por la prensa panameña, de sus declaraciones a Radio Cadena Nacional de Colombia.

Antes de sus declaraciones de hoy, Moscoso renegó de las insinuaciones de los presuntos vínculos con el ex futbolista. Así, mediante un comunicado a los medios de comunicación, la ex presidente indicó que con estas declaraciones "tratan de ensuciarme y enlodarme", tras haber combatido con "mano dura" el narcotráfico y el "lavado de dinero" en Panamá.

Moscoso, viuda del tres veces presidente y tres veces derrocado líder populista Arnulfo Arias, se convirtió en 1999 en la primera mujer en ocupar la Presidencia de Panamá. Durante su gobierno de cinco años, se enfrentó a varios escándalos y denuncias de corrupción.

La ex mandataria fue acusada por los sindicatos de torcer el brazo de la Justicia al indultar y liberar de la cárcel al anticastrista Luis Posada Carriles, condenado en Panamá por actos de terrorismo, pocos días antes de abandonar la Jefatura del Estado.