8 de mayo de 2013

Panamá.- Panamá adopta medidas desesperadas para hacer frente a la crisis energética

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Panamá ha anunciado la suspensión de las clases en los centros educativos privados y públicos del país debido a la grave crisis energética que vive la región a causa de los bajos niveles de agua en los embalses de las centrales hidroeléctricas, según informó este martes la ministra de Educación panameña, Lucy Molinar.

La medida, que afectará a todos los colegios, institutos y universidades del país hasta el próximo viernes 10 de mayo, también contempla el apagado de los aparatos de aire acondicionado en las oficinas públicas. Asimismo, las autoridades de Panamá han recomendado al sector comercial prescindir de los sistemas de refrigeración en horario de 11:00 a 15:00.

La resolución, adoptada conjuntamente por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (ETESA) y el Centro Nacional de Despacho (CDN) también ordena el cierre de supermercados, cines, bares, restaurantes, casinos y discotecas de lunes a jueves a partir de las 10 de la noche y hasta las 6 de la mañana, según informa el diario panameño 'La Estrella'.

Con motivo de la crisis energética, las autoridades de Panamá ya impusieron este lunes un nuevo horario laboral a todas las oficinas públicas, que desde entonces trabajan de forma interrumpida de 7:30 a 13:30; una medida que, hasta el momento, no ha sido suficiente para mejorar el estado de los pantanos del país y garantizar el consumo eléctrico nacional.

Paralelamente, las autoridades han aprobado otra resolución en la que declaran el estado de emergencia en la denominada región del arco seco, que contempla las provincias de Coclé, Veraguas, Los Santos y Herrera como consecuencia de la ausencia de lluvia, según ha informado el rotativo.

LARGA TEMPORADA DE SEQUÍA

El pasado fin de semana el nivel de agua de los embalses de Bayano y Fortuna, encargados de generar más del 50 por ciento de la energía que se consume en el país, bajó considerablemente como consecuencia de la ausencia de lluvia en la región.

Según el último informe de las estaciones automáticas de ETESA, los niveles de agua en ambas hidroeléctricas se encuentran en un estado crítico, según informa el periódico panameño 'El Diario'. Según el portal digital de ETESA, tanto el embalse de Bayano, ubicado en la provincia de Panamá, como el de Fortuna, en Chiriquí, están apenas a unos metros de alcanzar su nivel mínimo histórico.

Como agravante, los últimos informes meteorológicos alertan de que la temporada de sequía podría alargarse al menos diez días más, lo que podría empeorar aún más la crisis energética en el país.