5 de enero de 2007

Panamá.- Panamá busca estrategias para convertirse en protagonista de la escena internacional

WASHINGTON, 5 Ene. (EP/AP) -

La vuelta de Panamá a la escena internacional ha puesto al país en la búsqueda no sólo de nuevas estrategias bilaterales con Estados Unidos sino también de canales de desarrollo económico con otras regiones del mundo, dijo hoy el ministro de Asuntos Exteriores panameño, Samuel Lewis.

Panamá está en proceso de ampliar el Canal Interoceánico, que administra en forma autónoma desde hace siete años; acaba de asumir inesperadamente un asiento temporal por dos años en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; y ha concluido negociaciones del Tratado de libre comercio con Estados Unidos.

"Las relaciones de Panamá con Estados Unidos (en ese contexto) son fundamentales", dijo Lewis en una entrevista con AP. "Pero, a diferencia del pasado, deben ser tomadas como parte de una política de desarrollo económico que también plantea otras relaciones muy importantes".

El Gobierno del presidente Martín Torrijos encara una política de acercamiento hacia la Unión Europea, MERCOSUR, la Comunidad Andina de Naciones, Asia, México, Centroamérica y el Caribe para explotar paralelamente una posición geográfica de privilegio, dijo Lewis.

"Panamá es prácticamente el paso obligado de todo el mundo", dijo. "Puede ser un centro de comercio, de negocios y finanzas".

En el mercado internacional de Panamá, Lewis tiene en cartera no sólo factores coyunturales que ofrecer --y que incluyen un desarrollo económico que en 2006 llegó al 8 por ciento, uno de los mayores de Latinoamérica-- sino también estrategias que varían según las regiones y circunstancias.

En sus contactos con el Departamento de Estado ha hablado de políticas bilaterales tanto como de temas regionales que preocupan a Washington. A pesar de que mostró reservas en los detalles, no se descarta que uno de ellos fue el avance del populismo anti-estadounidense, al estilo del presidente venezolano Hugo Chávez.

"Más que en el populismo o el retorno de dirigentes a la función de Gobierno, el fundamento de nuestras preocupaciones debe ser si las democracias que existen hoy en nuestra América están siendo efectivas o no en resolver los problemas de nuestra población", dijo.

"De otra manera, la democracia en sí va a ser vista como parte del problema y no la solución", indicó Lewis.

El jefe de la diplomacia panameña recordó que Panamá y Estados Unidos han tenido históricamente una "agenda común" y que ahora, con la nueva realidad del país y la demostración de que los panameños han sido capaces de administrar autónomamente el canal después de recibirla de manos estadounidenses, era "mucho más importante mantener una coordinación".

"Con esa experiencia de trabajo conjunto entre un país pequeño y un país grande, hoy le mostramos al mundo con mucho orgullo que los panameños teníamos y tenemos la capacidad de ver el futuro de una manera responsable", dijo.

Además, Lewis recordó que la llegada de Panamá al Consejo de Seguridad en noviembre fue producto de una candidatura de compromiso al fallar los intentos de elegir al segundo miembro de la región entre Venezuela y Guatemala.

"Ahora deseamos jugar un papel de moderación; una responsabilidad que será llevada a cabo en un proceso de constante consulta en nuestra región", dijo.

Lewis se abstuvo de especular si hubiese votado en favor o contra el bloqueo a Irán el 23 de diciembre en el consejo, Lewis dijo que "Panamá siempre ha planteado el respeto a la soberanía de los estados".

"Las decisiones internas de cada país son soberanas", afirmó.

"Lo que tenemos que asegurarnos es que a través de las decisiones del Consejo de Seguridad, que es el único foro donde las decisiones son de estricto cumplimiento, se planteen la seguridad y la paz como pasos fundamentales (de la acción internacional)".