18 de noviembre de 2009

Panamá.- La sociedad civil reclama al Gobierno aclarar si las bases aeronavales en su suelo serán utilizadas por EEUU

CIUDAD DE PANAMÁ, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización civil Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales de Panamá (FRENADESO) instó este martes al Gobierno a aclarar si las bases aeronavales que contempla construir en suelo panameño serán empleadas por Estados Unidos.

FRENADESCO teme que las hasta ocho bases aeronavales que se construirán en distintos puntos del país para afianzar la lucha contra el narcotráfico en el Pacífico "podrían ser usados por el Ejército norteamericano", informó el canal Telesur.

La organización civil justificó su temor por las declaraciones recientes de la embajadora de Estados Unidos en Panamá, Barbara Stephenson, quien precisó que tres organismos de seguridad estadounidenses entrenarían al personal panameño y que Estados Unidos aportaría combustible para realizar patrullas marítimas.

En concreto, FRENADESCO reclamó al Gobierno aclarar las vías de financiación de las bases y las fuerzas que las operarán en las bases.

El ministro de Gobierno y Justicia panameño, José Raúl Mulino, aseguró el pasado 12 de noviembre que las cuatro bases aeronavales que se instalarán próximamente en el país serán "ciento por ciento panameñas" al asegurar que ni habrá presencia de militares estadounidenses ni ayuda de este país para operar las bases.

"Estas bases son ciento por ciento panameñas, y los voy a invitar a todos a la instalación de la primera para ver si ustedes ubican algún gringo", zanjó, en declaraciones a la prensa.

El ministro adelantó que la primera base comenzará a instalarse, antes del 30 de noviembre, en la isla Chapera, mientras que el resto se establecerán en la provincia de Darién, próxima a la frontera con Colombia, y en el archipiélago de las Perlas, en la costa Pacífica.

Molino anunció el 20 de octubre que Panamá y Estados Unidos firmarían "antes del 30 de octubre" pasado un acuerdo para establecer dos bases navales en Bahía Pina, a unos 450 kilómetros al este de la capital y, la segunda, en Punta Coca, ubicada a unos 350 kilómetros al oeste de Ciudad de Panamá con el objetivo de intensificar la lucha contra el narcotráfico, algo que rechazó en septiembre el vicepresidente y ministro de Exteriores panameño, Juan Carlos Varela.

Estados Unidos cerró sus bases militares y replegó a sus tropas de territorio panameño a finales de 1999 en virtud de los Acuerdos del Canal de Panamá.

Por su parte, la Inteligencia panameña cifra en 2.000 los puntos ciegos o escondites en el litoral panameño en el Pacífico empleada por cárteles de la droga internacionales como bases para desviar y distribuir droga desde Sudamérica hasta Estados Unidos. El Gobierno de Panamá se ha incautado de 40 toneladas de droga en lo que va de año, frente a las 53,9 decomisadas en 2008.