13 de julio de 2006

Papeleras.- Argentina dice que el fallo de La Haya deja las puertas abiertas para presentar nuevas reclamaciones

BUENOS AIRES, 13 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La secretaria argentina de Medio Ambiente, Romina Picolotti, dijo hoy que el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que rechazó la petición del Gobierno argentino de suspender la construcción de las plantas de celulosa en Uruguay, deja abiertas las puertas para futuras reclamaciones.

"Sólo significa que la Corte no encuentra pruebas suficientes para suspender las obras, pero más adelante podría hacerlo. Esta no es una decisión definitiva y me parece un mensaje importante para los inversores", dijo Picolotti al hablar ante una asamblea de vecinos en la ciudad argentina de Gualeguaychú, centro de las protestas contra las plantas de las empresas Ence (española) y Botnia (finlandesa).

Picolotti dijo que el fallo de la Corte dejó abierta la posibilidad de que el Gobierno de Argentina presente nuevas medidas cautelares en el caso de reunir nuevas pruebas y de que el tribunal pudiese ordenar "la suspensión o el desmantelamiento" de las obras.

"Es muy importante que la Corte señale expresamente la responsabilidad exclusiva de Uruguay respecto del riesgo de continuidad de las obras", indicó la secretaria, quien opinó que el fallo "es de suma importancia tanto para nuestra estrategia judicial como para la financiera". "Espero que los bancos entiendan que esto, (por la resolución) no significa que las pasteras sean una inversión segura", acotó.

"El daño ambiental se va a consumar y por eso es una inversión de riesgo", indicó Picolottti, que asumió su cargo hace dos semanas, tras surgir desde las asambleas de Gualeguaychú como un referente contra las plantas que se construyen en Fray Bentos, frente a la citada ciudad argentina.

Picolotti pidió a los asambleístas que analizaran "con cuidado" los próximos pasos, ante las amenazas de nuevos cortes de carreteras. Les dijo que "son libres de hacer lo que les parezca", aunque les pidió que consideraran "las consecuencias jurídicas" que tendría una nueva interrupción del tráfico hacia Uruguay.