18 de diciembre de 2006

Papeleras.- Argentina sostiene que la Corte de La Haya no es competente para tratar los cortes de rutas con Uruguay

BUENOS AIRES, 18 Dic. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El Gobierno argentino sostuvo hoy que la Corte Internacional de Justicia de La Haya no es "competente" para expedirse sobre los cortes de rutas que se realizan para protestar por la instalación de la plantas de celulosa en Uruguay, informó hoy la agencia oficial Télam.

La agencia que cita a fuentes del ministerio de Asuntos Exteriores argentino, Jorge Taiana, sostuvo que "Uruguay quiere empantanar la causa de fondo", al vincular los cortes de rutas con el conflicto entablado entre los dos países por la instalación de las plantas de celulosa.

El Gobierno argentino denunció al de Uruguay ante La Haya por la supuesta violación del Tratado de Uruguay, firmado por los dos países en 1975, y por el cual se comprometieron a administrar en forma conjunta ese curso de agua, sobre el cual se instalará la planta de la empresa Botnia.

La consejera del ministerio de Exteriores, Susana Ruiz Cerutti, jefa de la delegación argentina, objetó la competencia del tribunal de La Haya para fallar sobre los cortes de ruta, realizados por vecinos de la provincia de Entre Ríos.

"No hay ninguna relación entre este asunto (los bloqueos) y el fondo de la cuestión sometida a esta Corte", dijo Cerutti al referirse al Tratado del Río Uruguay. Además manifestó la "indignación" de Argentina por las palabras "injuriosas" de Uruguay, en particular su acusación de "inacción" dirigida al Gobierno del presidente, Néstor Kirchner.

A su turno, el abogado Marcelo Cohen dijo que "estuvimos esperando toda la mañana qué artículo del tratado de 1975 sería citado y no hemos escuchado ni uno", al referirse al tratado mencionado.

Más temprano, el jefe de la delegación uruguaya ante La Haya, el Embajador en Francia, Héctor Gros Espiell, sostuvo que "tres puentes internacionales construidos para fortalecer los lazos (...) son en cambio utilizados para ejercer una extrema presión sobre Uruguay para detener la construcción de la usina de la empresa Botnia", informa el diario uruguayo 'El País'.

El embajador sostuvo que "este bloqueo constituye un intento de impedir la continuación de la construcción de la usina. Hoy en día se puede calificar de bloqueo, y de bloqueo casi total".