3 de mayo de 2007

Papeleras.- Los asambleístas tachan de "rídicula e inviable" la propuesta española de crear una 'zona verde'

BUENOS AIRES, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Los asambleístas del municipio argentino de Gualeguaychú tacharon de "ridícula e inviable" la posibilidad de que la solución al conflicto por la instalación de la papelera que se construye en Fray Bentos (Uruguay) pase por la creación de una 'zona verde' en torno a la pastera finlandesa, tal como propone España.

Para el asambleísta Daniel Pérez Molemberg la propuesta "carece de todo sentido común" ya que, según dijo, la planta pastera "es un foco de infección" y resulta entonces "inútil" pretender "proteger" el lugar con una 'zona verde', según informa el diario local 'La Nación', recogido por Europa Press.

Esta propuesta es "un insulto a tantos años de lucha" de los vecinos movilizados, dijo Pérez, quien reafirmó su intención de que haya una "relocalización" de la planta porque "Finlandia y Botnia se equivocaron de lugar para hacer una inversión". "No queremos que se cree ninguna zona verde, porque la zona verde ya la tenemos", añadió.

Sin embargo, el Gobierno de Uruguay, que hasta ahora había evitado un pronunciamiento público sobre la fórmula propuesta por las autoridades españolas, comienza a realizar gestos positivos hacia el plan de la 'zona verde'.

El ministro de Asuntos Exteriores, Reinaldo Gargano, que en un primer momento calificó de "invento" la propuesta, admitió ayer que esta idea está siendo tomada en consideración. "Es un camino posible", afirmó el jefe de la diplomacia uruguaya.

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, quien se encuentra de gira por los países árabes, aún no se ha pronunciado sobre esta iniciativa. Fuentes oficiales aclararon que "la línea de Tabaré es mantener silencio" para no entorpecer las conversaciones con Argentina y con la representación de la Corona española.

La fórmula de un área protegida que rodearía a las polémicas plantas de pasta celulosa que pretende instalar la empresa finlandesa Botnia puede ser vista por el Gobierno de Montevideo como una solución favorable a su postura, siempre que se asegure la liberación del tránsito en los puentes binacionales (cortados desde hace meses por los activistas de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú).