9 de junio de 2006

Papeleras.- El conflicto por las plantas de celulosa genera preocupación en Uruguay por la futura relación con Argentina

MONTEVIDEO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Tras la culminación de la primera instancia en la Corte Internacional de La Haya por el conflicto por las plantas de celulosa instaladas en la ciudad uruguaya de Fray Bentos, a poca distancia del río fronterizo Uruguay, la futura relación entre este país y Argentina ha generado preocupación entre la clase política de Uruguay.

Además, tanto el Gobierno de Tabaré Vázquez como el resto de la clase política no descartan un recrudecimiento de las acciones de los activistas de Gualeguaychú y la posibilidad que se retomen los cortes de circulación en la vía que comunica ambos países, según informa la emisora local 'El Espectador'.

Para el senador del Partido Nacional Sergio Abreu, hay que tener la mano tendida hacia Argentina para buscar un entendimiento y una solución, aunque "sin renunciar un centímetro" a la soberanía uruguaya y a la "capacidad de seguir construyendo estas obras, que son parte de una estrategia y un proyecto de país".

Asimismo, consideró que no existe "la más mínima duda" de que la Corte Internacional rechazará la medida cautelar solicitada por Argentina, que implica la detención de la construcción de las obras de las plantas de celulosa en Fray Bentos.

REPERCUSIÓN SOBRE LAS INVERSIONES

No obstante, destacó que "si Argentina gana, tendrá repercusiones muy fuertes sobre las inversiones en Uruguay y, en particular, sobre las empresas, que van a tener dificultades incluso para su financiamiento, porque aumenta el riesgo, habida cuenta de esta decisión incidental en el asunto de fondo".

Para el presidente del Directorio del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, después de esta instancia deberá haber una negociación bilateral de las partes. "Ni Argentina ni Uruguay pueden esperar cuatro o cinco años un fallo final de la Corte, ya que esto dejaría huellas profundas entre ambos países", puntualizó.

Por su parte, el ministro Medio Ambiente, Mariano Arana, coincidió en que hay "margen y espacio" para intentar dirimir el tema a través del diálogo, y manifestó que le parece "increíble" que un diferendo binacional se dirima a 10.000 kilómetros de distancia.

Mientras tanto, el senador de la Vertiente Artiguista Enrique Rubio se mostró confiando en un fallo favorable a Uruguay, porque resaltó que su postura es "política, jurídica y técnicamente sólida".

Para el legislador, se trata de un tema de tiempo, "cuando finalmente los habitantes de Gualeguaychú tomen conciencia de que no se contaminará el río Uruguay".