29 de enero de 2007

Papeleras.- El enviado por el Rey comienza su ronda de diálogo con las autoridades argentinas

BUENOS AIRES, 29 Ene. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El embajador español Juan Antonio Yañez Barnuevo, llegó hoy a Buenos Aires para continuar la ronda de diálogo con las autoridades argentinas en la controversia que mantienen con Uruguay por la instalación de plantas de celulosa sobre el río que divide a los dos países.

Yánez Barnuevo, designado por el Rey Don Juan Carlos I para "facilitar" el diálogo entre los dos países, se reunirá primero con el ministro de Exteriores argentino, Jorge Taiana, y luego con el jefe de gabinete de ministros, Alberto Fernández.

Después de esa ronda de conversaciones viajará a Uruguay para reunirse con el secretario de la presidencia de Uruguay, Gonzalo Fernández, y con el secretario general de la Cancillería, José Luis Cancela.

El miércoles está previsto que el embajador de España ante Naciones Unidas regrese a Buenos Aires, y el jueves nuevamente viaje a Montevideo, según informa la agencia oficial Télam. Las gestiones de buenos oficios fueron solicitadas por el presidente argentino, Néstor Kirchner, al rey Juan Carlos durante la Cumbre Iberoamericana en noviembre pasado en Montevideo. El diálogo entre Kirchner y su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, está interrumpido desde hace casi un año.

El Gobierno argentino sostiene que la planta que la empresa finlandesa Botnia construye en la ciudad uruguaya de Fray Bentos, frente a la ciudad argentina de Gualeguaychú puede contaminar el compartido río Uruguay.

Las autoridades uruguayas han reiterado que no están dispuestas a negociar mientras ecologistas argentinos mantengan cortados los puentes entre ambos países en señal de protesta. El puente entre Fray Bentos y Gualeguaychú hace dos meses que permanece cortado.

El Gobierno argentino denunció a Uruguay ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por la supuesta violación del Tratado del Río Uruguay, firmado por los dos países en 1975. La semana pasada, ese tribunal sostuvo que no está probado que el corte de los puentes haya provocado perjuicios a Uruguay.