5 de mayo de 2006

Papeleras.- Kirchner acusa a Uruguay de no haber atendido las preocupaciones argentinas por las plantas de celulosa

El presidente recuerda que el Tratado del Río Uruguay implica que las dos naciones se informen de cualquier iniciativa sobre el agua

BUENOS AIRES, 5 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, acusó hoy a Uruguay de no haber atendido las preocupaciones argentinas por la instalación de dos plantas de celulosa en la localidad de Fray Bentos, y aseguró que se trata de "una cuestión ambiental que atañe a toda la nación", al hablar ante una multitud en la ciudad de Gualeguaychú.

En un duro discurso, Kirchner respaldó la presentación de la denuncia del Gobierno argentino ante el Tribunal de Justicia Internacional de La Haya por el conflicto de las empresas papeleras, y acusó al Ejecutivo de su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, de no haber "satisfecho las preocupaciones" argentinas sobre los efectos contaminantes de las plantas.

Además, indicó que las negociaciones directas "hasta el momento, lamentablemente, han sido infructuosas", por lo que explicó que han elegido "el camino del derecho, la prudencia, la racionalidad. No están ni la provincia ni la ciudad solas en esta lucha; está la República Argentina y el pueblo todo comprometido".

SOBERANÍA COMPARTIDA

El presidente argentino acusó al país vecino de haber violado el Tratado del Río Uruguay, firmado en 1975 y por el cual las dos naciones se comprometieron a informarse en forma recíproca de cualquier iniciativa que pudiera afectar al curso de agua, cuya soberanía es compartida por los dos estados.

Las plantas que se están construyendo en la ciudad uruguaya de Fray Bentos, frente a la localidad argentina de Gualeguaychú, con una inversión superior a los 1.000 millones de dólares, estarán sobre las orillas del río Uruguay y las autoridades argentinas aducen que contaminarán el medio ambiente.

"Toda la República Argentina lo asume como un problema propio. No estamos hablando de afectar la soberanía de ningún país, sino de defender el medio ambiente sano. Nadie puede reclamar soberanía para el uso de un bien que no es enteramente propio", insistió el presidente argentino.

CONSENTIMIENTO

Para Kirchner, "no puede llevarse adelante (un emprendimiento como el de las empresas ENCE y Botnia) sin consentimiento o autorización explícita del país afectado", por lo que argumentó que "si existe daño transfronterizo el estado responsable debe cesar en su actividad".

El mandatario argentino había convocado al acto en Gualeguaychú a todos los ministros y el Gobernador de la provincia de Mendoza, Julio Cobos, a asistir al acto y sólo faltaron cuatro mandatarios provinciales. Cobos criticó a quienes no asistieron a la convocatoria y dijo "hay un interés nacional" en el reclamo a Uruguay. En cuanto al acto, lo calificó de "político" porque asistieron la mayoría de los gobernadores provinciales, pero también "de carácter institucional y de responsabilidad civil".

"Este problema de las papeleras ya no es un problema de Gualeguaychú ni de Entre Ríos, es un problema de la Nación argentina, por eso hoy estamos aquí. Somos gente que entiende que cuando hay una gestión nacional, los intereses sectoriales se dejan de lado", señaló.