30 de agosto de 2007

Papeleras.- Obispos argentinos y uruguayos advierten sobre las alteraciones en la convivencia por la planta de Botnia

BUENOS AIRES, 30 Ago. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Un grupo de obispos católicos de Argentina y Uruguay manifestó su preocupación por el enfrentamiento diplomático que mantienen los dos países por la construcción de la planta de celulosa de la empresa Botnia y alertaron de las "dificultades que alteran la convivencia".

Después de una jornada de encuentro en la ciudad uruguaya de Paysandú, los obispos argentinos y uruguayos advirtieron sobre los obstáculos en la integración generados por la construcción de la planta de celulosa, rechazada por los vecinos argentinos de la ciudad de Gualeguaychú.

"Nos preocupan los recientes obstáculos en el camino de la integración surgidos a raíz del conflicto medioambiental que se ha planteado, y la posibilidad de que el abuso del ambiente entendido sólo como 'recurso' ponga en peligro el ambiente como 'casa'", dijeron los religiosos en un documento.

Los obispos dijeron también que les duelen "los desencuentros y malentendidos, el distanciamiento de las familias, la lejanía de las amistades, las trabas en el libre tránsito de personas, bienes y servicios y, en definitiva, el debilitamiento de la fraternidad del río Uruguay".

Asimismo expresaron su preocupación por "las actuales dificultades que alteran la convivencia en este espacio común que la Providencia nos ha regalado".

Destacaron que a ambos países los une "un pasado que conoció también momentos de conflicto y desencuentro pero en el que han quedado escritas páginas de colaboración e integración" y señalaron que estas divergencias "nunca han doblegado la fuerza de las raíces comunes".

La declaración fue firmada por los obispos argentinos de Gualeguaychú, Jorge Lozano y de Concordia, Luis Collazuol; y los uruguayos de Mercedes Carlos Collazzi, quien es además titular del Episcopado de Uruguay; de Salto, Pablo Galimberti; y el obispo auxiliar de Salto, Heriberto Bodeant.

Los obispos tuvieron su jornada de reflexión ayer cuando el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, inauguró en la localidad de Nueva Palmira el puerto desde el cual Botnia realizará sus exportaciones de pasta de celulosa. Activistas argentinas desafiaron a las autoridades uruguayas y cruzaron el río Uruguay en lanchas para manifestarse en contra de la planta.