28 de febrero de 2007

Papeleras.-Tabaré Vázquez confía en que Argentina y Uruguay lograrán una salida diplomática al conflicto por las celulos

MONTEVIDEO, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del presidente de Uruguay Tabaré Vázquez manifestó hoy que mantiene su "más firme disposición" para alcanzar una salida diplomática al conflicto que sostiene con Argentina por la instalación de una planta de celulosa en Fray Bentos, sobre el fronterizo Río Uruguay. Además Vázquez resaltó las labores de facilitador que impulsa el Rey de España.

Así lo expresó el presidente Vázquez en una carta que envió al Congreso de Uruguay, junto con la memora anual que repasa su gestión al frente del Gobierno en los últimos dos años que se cumplirán mañana jueves.

Sobre el conflicto que ha provocado la tensión en las relaciones con el Gobierno del presidente argentino, Néstor Kirchner, Vázquez estima que el tema de las papeleras "ocupó un lugar preeminente en la agenda del país en su conjunto".

"Ante la proximidad del comienzo de una instancia de diálogo entre los representantes de Gobiernos de ambos países auspiciada por el Rey Juan Carlos de España, estimo del caso reiterar al poder Legislativo y por su intermedio a la ciudadanía uruguaya que el Gobierno Nacional mantiene su más firme disposición a una salida diplomática", indicó.

El mandatario apostó porque la solución se logre "sobre la base del respeto estricto al Derecho Internacional (que) resuelva definitivamente este diferendo, normalice las relaciones entre dos naciones históricamente hermanas, preserve la soberanía nacional y renueve el derecho de la sociedad uruguaya al desarrollo sustentable".

El conflicto de las papeleras comenzó cuando la empresa finlandesa Botnia fue autorizada a construir una planta de celulosa en Fray Bentos, en la frontera entre Argentina y Uruguay. En la actualidad la papelera, con una inversión de 1.200 millones de dólares, está ya construida en un 80 por ciento y cuando comience su actividad podrá alcanzar un millón de toneladas de celulosa.

Hace ya más de tres meses, los asambleístas y ambientalistas de Gualeguaychú en la provincia argentina de Entre Ríos, continúa con los cortes de los tres puentes internacionales sobre el Río Uruguay. Otras dos rutas de acceso al país vecino sufren cortes intermitentes casi todos los días. Con estas protestas los manifestantes y vecinos exigen que Botnia se instale en otro lugar --como ya hizo la empresa española ENCE-- porque según ellos existe riesgo de grave contaminación aunque Uruguay rechace este supuesto.

La postura del gobernante uruguayo es la de no negociar mientras los puentes y las carreteras se mantengan cortados y además afirma que la planta Botnia se quedará y operará donde está en la actualidad.