20 de diciembre de 2006

Papeleras.- Uruguay da por terminadas las gestiones del Rey Juan Carlos como "facilitador" del diálogo con Argentina

BUENOS AIRES, 20 Dic. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El Gobierno de Uruguay ha dado por "terminadas" las gestiones del Rey Juan Carlos como "facilitador" del diálogo con Argentina por el conflicto por la planta de celulosa que se construye en las inmediaciones del río fronterizo.

Héctor Gros Espiell, embajador de Uruguay en Francia y jefe de la delegación que ayer, martes, se presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, explicó que no habrá diálogo "hasta tanto se levanten los cortes de rutas", informa hoy el diario 'La Nación'.

Vecinos de la ciudad de Argentina de Gualeguaychú mantienen cortado de forma permanente el tráfico del puente internacional que se dirige hacia la vecina ciudad uruguaya de Fray Bentos, donde se construye la planta de celulosa de la empresa finlandesa Botnia. Otros dos puentes han sido cortados de forma alternada.

En las audiencias que se realizaron ayer y el lunes en La Haya, el Gobierno de Uruguay denunció que Argentina no había hecho nada para impedir los cortes de carreteras, mientras que el país vecino destacó que lo que se discute en la Corte Internacional es si Uruguay violó el Estatuto del Río Uruguay, firmado por los dos países en 1975 y por el cual se comprometieron a administrar de forma conjunta esta frontera natural.

La planta de Botnia se eleva sobre uno de los márgenes del río Uruguay, frente a la ciudad argentina de Gualeguaychú, cuyos vecinos argumentan que contaminará el río y perjudicará al turismo que se desarrolla en esa zona.

"La facilitación del Rey Juan Carlos ha terminado. Para Uruguay no hay nada de lo que se pueda conversar mientras sigan los cortes", subrayó Gros Espiell en declaraciones a 'La Nación', al tiempo que indicó que la decisión ya había sido puesta en conocimiento tanto del monarca como del Gobierno argentino, que había impulsado el acercamiento del Rey.

Durante la Cumbre de mandatarios iberoamericanos que se celebró en noviembre en Montevideo, el propio presidente argentino, Néstor Kirchner, pidió al Rey Juan Carlos que iniciara gestiones como "facilitador" del diálogo entre los dos países sudamericanos.

Las gestiones del monarca se cristalizaron en dos rondas de negociaciones que realizó el embajador español ante Naciones Unidas Juan Antonio Yáñez, quien cruzó en varias ocasiones el río de La Plata para reunirse con autoridades argentinas y uruguayas.