9 de julio de 2010

Papeleras.- Uruguay dice que el acuerdo sobre el control de UPM "llevará algún tiempo" porque faltan "algunos detalles"

MONTEVIDEO, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, advirtió este viernes de que el acuerdo con Argentina sobre el control conjunto de la papelera UPM (antes Botnia) "llevará algún tiempo" debido a que todavía quedan por concretar "algunos detalles" que podrían estar relacionados con el acceso a la planta.

En un acto celebrado este jueves en Durazno, el canciller uruguayo aseguró que el acuerdo con Argentina sobre el monitoreo de la fábrica "no es algo de lo que estemos demasiado alejados ni en lo que tengamos complicaciones" pero advirtió de que "hay que ajustar aspectos técnicos y jurídicos", informó el diario local 'El País'.

Estas cuestiones, tal y como Almagro reconoció, están vinculadas al fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de abril de este año en el que ordena a las dos naciones en conflicto que pacten un plan de control de la fábrica en atención a la soberanía de ambos países sobre el río Uruguay, que atraviesa sus territorios y rodea a la pastera.

Argentina interpreta este dictamen como la obligación de ambos países de aceptar el ingreso de expertos en la planta para que evalúen la supuesta acción nociva de ésta sobre el medio ambiente y, especialmente, sobre el río, a pesar de que los informes presentados por Buenos Aires no han podido demostrar esta contaminación.

"Mantenemos intacta la posición de que es la ciencia la que tiene que controlar el medio ambiente en toda la zona del río Uruguay. Los países tenemos que aceptar el fallo de La Haya, que dice que el control medioambiental se debe realizar dentro de la papelera", dijo el ministro de Exteriores argentino Héctor Timerman.

Por su parte, Uruguay todavía no se ha pronunciado de manera oficial aunque Almagro ya ha indicado que es necesario "acercar posiciones" a este respecto, ya que una de las posibilidades es que sean técnicos independientes de la Comisión Administrativa del Río Uruguay (CARU) los que realicen el seguimiento.

Así, el prosecretario de la Presidencia de este país, Diego Cánepa, adelantó que "se está discutiendo técnicamente qué significa el monitoreo conjunto de las aguas del río y dentro de la planta, según obliga el fallo de La Haya". Pese a estas diferencias el funcionario expresó su convencimiento de que "este puente que está abierto, no se cerrará nunca más", en referencia a las conversaciones bilaterales.

En lo que se refiere a la cuestión de Brasil, cuya inclusión en el control de la planta había sido propuesta por Uruguay alegando que el río transcurría también por su territorio, ha sido finalmente descartada por Montevideo. "Brasil participaría en un contexto más amplio que sería en el monitoreo integral del río y de la cuenca, mientras tanto", aclaró Almagro.