10 de mayo de 2010

Paraguay.- Las autoridades paraguayas investigan un incidente entre militares y policías en el norte del país

ASUNCIÓN, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades paraguayas han abierto una investigación para esclarecer por qué 100 efectivos del Ejército irrumpieron durante la madrugada del pasado domingo en una vivienda del norte del país e intimidaron a 22 policías, a los que sometieron a torturas y propinaron golpes antes de iniciar un tiroteo en una comisaría cercana.

El enfrentamiento se produjo en la localidad de Huguá Ñandú, en el departamento de Concepción, una de las cuatro regiones donde rige el estado de excepción por el operativo habilitado para localizar a los miembros del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, el ministro del Interior, Rafael Filizzola, y el titular de Defensa, Luis Bareiro Sapaini, tenían previsto reunirse a lo largo del día para analizar el caso, según reveló el portavoz gubernamental, Agusto Dos Santos, que confirmó también la apertura de la investigación.

Dos Santos reconoció el error cometido por las fuerzas de seguridad y avanzó que el asunto podría derivar en cambios de mando en los operativos que se realizan en el norte de Paraguay, según informaciones de medios locales.

En la casa asaltada por los militares aparentemente se celebraba el cumpleaños de una joven de 15 años cuyo padre era un suboficial. El mando policial, de nombre Fermín Colman, explicó que los uniformados irrumpieron en la vivienda y preguntaron por el dueño.

"Yo me presenté y pregunté qué ocurría, ni me dejaron hablar. Con patadas me tiraron al suelo, me colocaron esposas y uno de ellos mantuvo su pie sobre mi nuca", denunció. Posteriormente, le preguntaron por el paradero del integrante del EPP Magna Meza. "Le dije que no sabía nada, que era un agente policial, y de nuevo comenzaron a torturarme", relató.