30 de diciembre de 2013

Cartes reconoce que su programa de reparto no acabará con el hambre

Cartes reconoce que su programa de reparto no acabará con el hambre
REUTERS

ASUNCIÓN, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, ha reconocido este lunes que el reparto de alimentos de la nueva campaña del Gobierno para combatir la pobreza no acabará con el hambre, ni reducirá el número de familias necesitadas en el país.

   'Sembrando oportunidades' es la nueva medida que el Ejecutivo ha iniciado con el fin de luchar contra la miseria que se ceba con más de dos millones de paraguayos, lo que supone más del 30 por ciento de la población del país sudamericano, uno de los más pobres del continente.

   El presidente Cartes ha admitido que el reparto de alimentos es "paliativo", una situación coyuntural, ha afirmado, que "no va a solucionar la pobreza", sino que está enfocado a la necesidad de que estas familias puedan "consumir las calorías que necesitan diariamente".

   "Cuando la gente tenga un trabajo y pueda depender de él, habremos transitado por el camino que queremos", ha aseverado Cartes, quien también ha insistido en el interés de su Gobierno por industrializar y levantar nuevas compañías en el país, según ha informado el periódico paraguayo 'ABC'.

NUEVAS IMPUTACIONES POR CORRUPCIÓN

   La Fiscalía ha imputado al diputado del partido colorado José María Ibáñez por cometer delitos de nepotismo y estafa al Estado tras incluir en la nómina del Estado, como funcionarios de la Cámara de los Diputados, a tres empleados personales y así poder cobrar parte de sus salarios.

   Ibáñez, acusado junto a su mujer, ha sido imputado por cobro indebido de los presupuestos del Estado, estafa y emisión de certificados falsos. Las investigaciones han apuntado que los empleados del diputado oficialista solo acudieron a sus cargos en la Cámara Baja después de que la prensa se hiciera eco de la estafa.

   Hace unos días, el presidente Cartes afirmó no conocer en profundidad el tema, ni las acusaciones que se le achacaban a Ibáñez, por lo que prometió "interiorizarse" con el tema, pero al mismo tiempo apuntando que "a veces en los medios de comunicación se repercuten cosas que no siempre están ajustadas a la verdad", después de que la prensa paraguaya destapará la corruptela.