5 de junio de 2007

Paraguay/Colombia.-El presidente Duarte advierte de a Colombia que Paraguay puede pedir la extradición de Rodrigo Granda

ASUNCIÓN, 5 Jun. (EP/AP) -

El presidente paraguayo Nicanor Duarte advirtió hoy de que el líder guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda, "está procesado por delitos de secuestro, asesinato... es un criminal solicitado por la justicia paraguaya", en relación con el homicidio de Cecilia Cubas, hija de un ex mandatario de ese país.

Anteriormente el juez Mayor Martínez anunció que Granda está "en situación de rebeldía ante la justicia paraguaya porque no se presentó a declarar" en el proceso que investiga el secuestro y asesinato de la hija del ex presidente Raúl Cubas.

Granda, conocido como el canciller de las FARC, fue puesto en libertad ayer lunes cuando fue trasladado a la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia "en el marco de una labor facilitadora y humanitaria".

El mandatario paraguayo declaró a los periodistas en el Palacio de Gobierno que su homólogo colombiano, Álvaro Uribe le llamó días antes "preguntándome qué opinaba de la posible liberación de Granda porque el presidente francés, Nicolás Sarkozy, se lo pidió".

"Respondí que yo no puedo opinar sobre un asunto interno de Colombia; entonces, Uribe me pidió que llamara a Sarkozy; contesté que no tengo por qué llamarlo pero le recordé a Uribe que Granda es un criminal cuya captura está solicitada por la justicia paraguaya".

"Granda está procesado por los delitos de secuestro, asesinato y asociación ilícita para delinquir. Es en el caso del plagio y muerte de Cecilia Cubas. Entonces, cuando quede libre la fiscalía nuestra impulsará un pedido a Interpol para la captura de Granda con fines de extradición", expuso Duarte.

Por su parte, Uribe dijo en discurso televisado a los colombianos el lunes por la noche que había conversado con Nicanor Duarte antes de proceder a la liberación de Granda. "Llamé al señor Presidente del Paraguay. El me dijo que no obstante la preocupación que allí hay, el dolor por el secuestro de la señora Cubas y su posterior asesinato, el gobierno del Paraguay apoyaba al gobierno de Colombia en la liberación de Rodrigo Granda, como gesto humanitario", declaró.

"Antes de mi llamada al presidente del Paraguay, el señor general Oscar Naranjo, comandante de la Policía, habló con la justicia del Paraguay", agregó Uribe.

El magistrado Martínez aclaró que Mirta Gusinsky, madre de Cecilia Cubas, que fue secuestrada en septiembre de 2004 y encontrada muerta en febrero de 2005, "denunció la complicidad de Granda con la banda de secuestradores paraguayos".

"Granda está imputado por varios delitos por la fiscalía y este juzgado admitió las acusaciones, habiendo ordenado su captura en Paraguay", comentó Martínez.

El juez añadió que si Granda recuperase su libertad en Colombia, "eventualmente, tanto Gusinsky como la Fiscalía deberían impulsar un pedido de captura internacional y el juzgado solicitaría su detención con fines de extradición".