14 de abril de 2014

El EPP exige el reparto de víveres a cambio del joven que mantienen retenido

El EPP exige el reparto de víveres a cambio del joven que mantienen retenido
REUTERS

ASUNCIÓN, 14 Abr. (Notimérica/EP) -

El Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) sigue sin dar noticias acerca de la liberación del joven que retuvieron hace dos semanas, pese a que la familia del muchacho ha cumplido con las exigencias de la guerrilla, que condicionó la liberación del menor a cambió de la entrega de víveres en dos precarias regiones del departamento de Concepción.

El grupo armado había informado a la familia de Arlan Fick, tomado como rehén el pasado 2 de abril en mitad de una refriega contra el Ejército, que sería liberado a cambio de que se distribuyeran alimentos y otros productos de primera necesidad por valor de 50.000 dólares en las comunidades de Kurusu de Hierro y de Arroyito, ubicadas en el centro del país.

El anuncio de las condiciones del EPP se produjo horas después de que difundieran un vídeo en el que rendían homenaje a los dos guerrilleros que cayeron abatidos durante el enfrentamiento con las Fuerzas Armadas, donde también murió un militar, en el que Fick fue tomado como "escudo humano" para facilitar la huida de la guerrilla, precisamente cuando se encontraban tomando víveres en las instalaciones del padre del muchacho.

La entrega de víveres se ha producido este pasado fin de semana y pese a que se ha cumplido con las exigencias del EPP, el grupo armado aún no ha dado pistas, ni ningún tipo de información, acerca de la posible liberación del menor de 16 años, hijo del terrateniente de origen brasileño Alcides Fick.

Las comunidades que se han visto beneficiadas por las exigencias del EPP se encuentran en el interior del país, una de las zonas más precarias y desfavorecidas de Paraguay. Según ha informado el periódico local 'Última Hora', uno de los guerrilleros abatidos, Bernardo 'Coco' Bernal, era originaria de una de estas poblaciones.

El EPP es un grupo armado que reivindica la lucha de clases y la redistribución equitativa de las tierras, en manos de grandes terratenientes paraguayos de origen brasileño, por lo que siempre ha abogado por una nueva reforma agraria.

Sus principales zonas de influencia están situadas en las regiones de la zona norte del este del país, en concreto, en los departamentos de Concepción y San Pedro, dos de las entidades más precarias de Paraguay.

RECELOS EN EL GOBIERNO

Las reivindicaciones del EPP nunca han contado con la simpatía de las autoridades, las cuales niegan cualquier tipo de interés altruista por parte de este grupo armado, vigentes en el país desde 2008, aproximadamente.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, ha comentado a los medios que existe cierto recelo por parte del Gobierno y las autoridades en relación a estas exigencias, que si en un principio pueden estar marcadas por el altruismo, sospechan puedan estar dirigidas al abastecimiento del grupo.

Las declaraciones del ministro del Interior siempre se han caracterizado por su beligerancia hacia el EPP, al que despoja de cualquier significado revolucionario, en pos de la defensa de las zonas rurales del país. De Vargas ha tildado de "delincuentes comunes" a sus miembros, ya que, mientras "hablan de defender al pueblo, por otro lado asesinan a paraguayos trabajadores".