14 de agosto de 2006

Paraguay.- El ex dictador Alfredo Stroessner se encuentra ingresado de gravedad en un hospital de Brasilia

BRASILIA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ex dictador paraguayo Alfredo Stroessner, de 93 años de edad, se encuentra ingresado en una unidad de terapia intensiva (UTI) del Hospital Santa Lucía de Brasilia, después de presentar complicaciones pulmonares durante un proceso postoperatorio.

El hombre que gobernó dictatorialmente Paraguay durante 34 años (1954-1989) fue sometido el pasado 29 de julio a una cirugía de una hernia en el citado hospital de la capital brasileña, ciudad en la que se halla asilado desde poco después de su derrocamiento en 1989, según informó la prensa local.

La operación duró una hora y media y resultó satisfactoria, según los informes médicos iniciales. En los primeros días posteriores a la intervención, la evolución del paciente fue satisfactoria y no registró ningún sobresalto.

Sin embargo, hace tres días surgieron los primeros inconvenientes. Una complicación pulmonar derivó en la aparición de agua en los pulmones, lo que hizo que el paciente desmejorase rápidamente, hasta el punto de ser instalada una UTI en el departamento en el que se hallaba ingresado el otrora hombre fuerte de Paraguay. El agravamiento de la situación hizo que la hija del general viajara a Brasilia el pasado sábado.

Según informó el propio hospital en el que se halla, Stroessner se encuentra en situación "grave pero estable"

"Está grave, pero su condición es estable. Está vivo", aseguró el director médico de la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Santa Luzia de Brasilia, Marcelo Maia.

El portavoz agregó que el hospital no emitirá boletines médicos sobre la salud del ex dictador paraguayo, quien vive en Brasilia como exiliado desde hace 17 años. "A petición de la familia, no revelaremos su estado", señaló el galeno.

Desde su llegada a Brasil, Stroessner ha llevado una vida extremadamente discreta en la que apenas han tenido cabida las apariciones en actos públicos.

Stroessner, considerado por los historiadores paraguayos uno de los últimos ex dictadores latinoamericanos, es prófugo de la justicia de su país desde 1992, cuando ordenó su captura internacional tras declararlo reo rebelde y contumaz por no presentarse a declarar en un caso de desaparición de presos políticos en los años 70.

Stroessner fue acusado por familiares de los ex dirigentes juveniles de izquierda de Benjamín y Rodolfo Villalba de los presuntos delitos de tortura, violación de los Derechos Humanos y homicidio. Hasta el momento los cadáveres de ambos activistas se están desaparecidos.