28 de septiembre de 2012

Paraguay.- Franco advierte de que Paraguay "nunca tolerará una injerencia extranjera en sus asuntos internos"

NUEVA YORK, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Paraguay, Federico Franco, ha denunciado que los países de la región "pretenden convertirse en los garantes de la democracia paraguaya", al tiempo que ha advertido de que el país sudamericano "nunca tolerará una injerencia extranjera en sus asuntos internos".

En el discurso que ha pronunciado ante la 67ª sesión plenaria de la Asamblea General de Naciones Unidas, Franco ha denunciado que tras la decisión del Congreso de destituir a Fernando Lugo como presidente del país por mal desempeño de sus funciones, sus vecinos regionales han puesto a Paraguay en una "posición difícil".

"Los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del Mercado Común del Sur (Mercosur) han impuesto sanciones a Paraguay, impidiendo que ejerza su derecho a participar en ambas organizaciones regionales y, por tanto, a defenderse", ha recordado, subrayando que "pretenden convertirse en los garantes de la democracia paraguaya".

"A lo largo de nuestra historia, los paraguayos hemos sufrido en numerosas ocasiones como consecuencia de la arrogante injerencia extranjera en nuestros asuntos internos, pero Paraguay no aceptará nunca más la injerencia extranjera en sus asuntos internos", ha advertido.

Así, ha instado a los países de Unasur y de Mercosur a "reflexionar" sobre su comportamiento y a "avanzar hacia la reconstrucción del actual proceso de integración sudamericana". "La paz se construye sobre el diálogo y nosotros estamos dispuestos a hablar", ha aseverado.

Por otro lado, Franco ha defendido su llegada a la Presidencia, ya que, además de los países de la región, un amplio sector de la población paraguaya le acusa de haber orquestado un golpe de Estado contra Lugo, simulando un juicio político, cuyo detonante fue la muerte de 17 personas en los enfrentamientos del pasado 15 de junio entre campesinos y policías en Curuguaty.

"El pasado 22 de junio el Congreso, en ejercicio de sus poderes constitucionales, decidió por unanimidad destituir al ya ex presidente Fernando Lugo. Con ello, la historia de Paraguay ha cambiado para siempre", ha defendido.

Franco ha aseverado que ha gobernado "democrática y pacíficamente", argumentando que "en Paraguay no hay presos políticos, nadie se ha exiliado y la libertad de expresión está completamente garantizada". "Ninguno de los detractores del Gobierno ha conseguido demostrar que se hayan producido violaciones de los tratados regionales e internacionales", ha añadido.

Por ello, ha apuntado que en los siete meses que le quedan de mandato, ya que el país celebrará elecciones generales en abril de 2013, seguirá "construyendo la democracia paraguaya de acuerdo con la voluntad del pueblo paraguayo", según informa la ONU en un comunicado.