23 de agosto de 2012

Paraguay.- El Gobierno celebra el apoyo de la OEA al informe de Insulza sobre la crisis política

ASUNCIÓN, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Exteriores de Paraguay ha celebrado la decisión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) de respaldar el informe presentado el 10 de julio por su secretario general, José Miguel Insulza, sobre la crisis política del país sudamericano.

"El Gobierno considera con esta actitud la OEA ha demostrado responsabilidad, ecuanimidad y equilibrio para evaluar la situación del país, teniendo en cuenta todas las visiones, y sugerir medidas constructivas, en beneficio del pueblo paraguayo y del fortalecimiento de sus instituciones democráticas".

Además, ha destacado que, de ello se deduce que "la OEA no aplicará sanciones a Paraguay, tal y como habían planteado algunos Gobiernos, cada vez más minoritarios". "La gran mayoría de los Estados prefiere consolidar la democracia en nuestros países sobre la base del consenso y del diálogo, antes que sobre las amenazas, los castigos y el aislamiento", ha aplaudido.

La organización regional ha autorizado el envío de una misión de acompañamiento y observación a las elecciones generales que se celebrarán el próximo 21 de abril en Paraguay, en la sesión extraordinaria que el Consejo Permanente ha celebrado este miércoles en Washington.

Insulza ha explicado que el objetivo de la misión de acompañamiento y observación es "que se respeten las garantías para que todos puedan competir en igualdad de condiciones" y facilitar el diálogo nacional, así como informar periódicamente al Consejo Permanente del desarrollo de su labor.

Además, ha recordado que el envío de una misión de acompañamiento y observación forma parte de las recomendaciones que formuló al Consejo Permanente el 10 de julio, a su regreso de un viaje de cinco días por Paraguay en el que se reunió con sus líderes para recabar información sobre la crisis política.

El Gobierno ha expresado su confianza en que la misión regional "contribuirá positivamente a desvanecer cualquier duda que haya existido en cuanto a la fortaleza de la democracia paraguaya y a la transparencia de los procesos electorales en el país".

Por todo ello, el Gobierno de Federico Franco ha expresado su agradecimiento "a los Gobiernos de los países hermanos de las Américas que han actuado con comprensión y respeto hacia la realidad paraguaya".

CRISIS POLÍTICA

El 22 de junio, Fernando Lugo fue destituido como presidente paraguayo tras un fugaz juicio político celebrado en el Senado por mal desempeño de sus funciones. El detonante fue la muerte de 17 personas en los enfrentamientos entre campesinos y policías del 15 de junio en la localidad de Curuguaty, en el departamento de Canindeyú (sureste).

Lugo ha denunciado que, a pesar de que dicho procedimiento de destitución está contemplado en la Constitución paraguaya, fue un "golpe de Estado express" porque no se respetó su derecho a la defensa, ya que apenas se le concedieron 24 horas para preparar su alegato.

Por su parte, Franco ha aseverado que se respetaron todas las garantías procesales, incluido el derecho a la defensa, recordando que a Lugo le sobró parte del tiempo que se le concedió para su intervención.

La destitución de Lugo también ha tenido consecuencias a nivel regional. El Mercado Común del Sur (Mercosur) y Unasur han decidido suspender la participación de Paraguay hasta las elecciones generales de 2013, cuando esperan que se "restaure" el orden democrático.