12 de noviembre de 2009

Paraguay.- El Gobierno ordena enviar más policías a la frontera con Brasil

ASUNCIÓN, 12 Nov. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Paraguay ordenó este jueves enviar cientos de policías especiales a la conflictiva zona norte del país, fronteriza con Brasil, en un intento de desarticular al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), grupo armado que mantiene secuestrado a un conocido ganadero.

La decisión fue un punto de inflexión en la investigación del secuestro del ingeniero Fidel Zavala, capturado hace poco menos de un mes en su hacienda del norte por presuntos miembros del EPP, de extrema izquierda.

Este hecho elevó las críticas al Gobierno de Fernando Lugo y su desenlace podría ser clave en la gestión del mandatario, que enfrenta el acoso de la oposición que controla el Congreso y lo amenaza con un juicio político.

El ministro del Interior, Rafael Filizzola, explicó que la decisión de enviar tropas de élite --unidades entrenadas en rescate de rehenes y patrulla rural-- responde a la necesidad de dar tranquilidad a los pobladores de la zona aumentando la presencia del Estado.

"No vamos a ceder a ningún tipo de chantaje ni tolerar que ningún grupo de delincuentes pretenda crear territorios liberados en nuestra república. Paraguay no se arrodillará ante organizaciones delictivas", dijo Filizzola.

Pero la familia de Zavala cuestionó el operativo por considerar que pone en peligro la vida del ganadero y podría empantanar las negociaciones para su liberación.

"Les pedimos que se mantengan fuera de esto pero el ministro fue enfático, ellos tienen que proceder. Tenemos mucho miedo de lo que pueda pasar", suplicó Diego Zavala, hermano del secuestrado.

La inseguridad es uno de los principales reclamos de la ciudadanía a Lugo, un ex obispo que terminó con seis décadas de Gobierno del conservador Partido Colorado y se propuso "limpiar" la institución policial, a menudo salpicada por denuncias de corrupción y complicidad con delincuentes.

Algunos miembros del EPP, que opera en una zona de cultivos de marihuana, han sido vinculados con integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y señalados como responsables de otros secuestros y ataques a puestos policiales de Paraguay.