20 de julio de 2012

Paraguay.- Liberan a los campesinos detenidos por los enfrentamientos con la Policía en Curuguaty

ASUNCIÓN, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los campesinos que fueron detenidos por los enfrentamientos con la Policía del pasado 15 de junio en la localidad de Curuguaty, ubicada en el departamento de Canindeyú, en el este de Paraguay, hechos que dieron lugar a al destitución de Fernando Lugo como presidente del país, han sido liberados este jueves.

Un total de 17 personas murieron --once campesinos y seis policías-- en dicha localidad, en el marco del desalojo de la finca Morumbí, propiedad del ex senador del opositor Partido Colorado Blas Riquelme, ocupada por un centenar de campesinos desde hacía tres semanas para protestar por la escasez de tierras agrícolas.

La matanza de Curuguaty desencadenó el juicio político que se celebró el pasado 22 de junio en el Congreso contra Lugo, por mal desempeño de sus funciones y que concluyó con su destitución y el nombramiento del entonces vicepresidente, Federico Franco, como su sucesor.

Miguel Correa, uno de los campesinos, ha denunciado, en declaraciones recogidas por el diario 'Última Hora', que fue detenido sin motivo alguno y que fue víctima de maltrato físico durante su estancia en los calabozos.

Correa ha explicado que tras los enfrentamientos acudió al Centro Regional de Salud para visitar a un amigo que resultó herido en los disturbios de Marina Cué y que allí fue detenido por unos policías por llevar ropa de labranza.

Los uniformados le trasladaron a la comisaría de Curuguaty, donde fue interrogado y, a pesar de que les explicó que solamente estaba visitando a un amigo, fue apresado en un calabozo, donde le maltrataron, y, posteriormente fue trasladado a la cárcel de Coronel Oviedo, donde ha permanecido hasta ahora.

Por su parte, el líder de la Liga Nacional de Carperos (campesinos), José Rodríguez, ha denunciado que en los enfrentamientos había personas infiltradas que incluso actuaron como francotiradores, lo que contribuyó a agravar el conflicto.

"Los infiltrados estaban allí y ni la Policía ni los Carperos sabían de su presencia", ha dicho a Radio Nacional de Paraguay, reiterando que los campesinos no fueron los promotores de los enfrentamientos, sino que simplemente reaccionaron al ver muerto a uno de sus compañeros.

En cualquier caso, Rodríguez ha considerado que lo importante es solucionar el conflicto "porque si hay más violencia y más derramamiento de sangre, todos perdemos". A este respecto, ha apuntado que tiene "muchas" propuestas que presentar al Gobierno. "Esperamos reunirnos con ellos", ha dicho.

Interrogado sobre Franco, el líder de la Liga Nacional de Carperos ha considerado que es un presidente "ilegítimo" pero que, a pesar de ello, deberán negociar con él porque "ahora mismo es el administrador del país".