10 de julio de 2012

Paraguay.- Lugo denuncia persecuciones y amedrentamiento contra sus partidarios

ASUNCIÓN, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Paraguay Fernando Lugo ha denunciado persecuciones, atentados e intentos de amedrentar a sus partidarios por parte del Gobierno de Federico Franco, al que ha calificado de un régimen "originado en la violencia".

En un comunicado divulgado por medios locales, Lugo ha insistido en que fue apartado de la jefatura del Estado con un "juicio político amañado" el 22 de junio pasado, y que ahora "continúan las ilegalidades con persecuciones y atentados a la gente que resiste pacíficamente y se busca amedrentar a aquellos dirigentes políticos que no han claudicado en la defensa de la democracia paraguaya".

El exmandatario ha revelado el despido de 300 trabajadores acusados de izquierdistas de la represa hidroeléctrica Itaipú, una empresa binacional entre Paraguy y Brasil, así como la destitución de otros cien funcionarios del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas debido a que son leales a Lugo.

Además, el expresidente ha denunciado intimidaciones y el inicio de despidos masivos contra los trabajadores de la Televisión Pública, y ha dicho que tiene conocimiento de hechos semejantes en otros ministerios. De igual manera, ha señalado que los senadores Carlos Filizzola y Sixto Pereira reciben amenazas de suspensión por haberse opuesto al juicio político que derivó en su destitución.

"Los despidos por motivos ideológicos creíamos que eran prácticas del pasado estronista", ha manifestado Lugo en referencia a la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989). "Vuelven ahora de manos de la cúpula del Partido Liberal Auténtico (PLRA)", ha añadido y ha advertido que desde varios espacios, los golpistas anuncian acciones contra él.

Del mismo modo, el exmandatario ha afirmado que los enfrentamientos entre policías y campesinos ocurridos en la ciudad de Curuguaty el 15 de junio pasado, con un saldo de 17 muertos y que motivó el juicio político por mal desempeño de sus funciones, formó parte de una conspiración para desestabilizar al Poder Ejecutivo.

"Propusimos desde la Presidencia la constitución de una comisión especial de investigación seria de lo ocurrido, con acompañamiento de organismos internacionales. Sin embargo, la primera medida del régimen encabezado por Federico Franco fue suspender esa iniciativa, lo que despierta la sospecha de toda la nación de que no les interesa aclarar aquellos hechos luctuosos", ha sostenido Lugo.