15 de junio de 2012

Paraguay.- Al menos 17 muertos durante el desalojo de una finca tomada por un grupo de campesinos

ASUNCIÓN, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos 17 personas han muerto --siete agentes de Policía y 10 campesinos-- en Paraguay en el desalojo de una finca situada en la región de Curuguaty, en el noroeste del país, y propiedad de un exsenador del opositor Partido Colorado que fue ocupada hace tres semanas por unas 100 personas para protestar por la falta de tierras para la agricultura.

Según el ministro del Interior paraguayo, Carlos Filizzola, un grupo de campesinos realizó una emboscada contra un grupo de 300 agentes de Policía que acudieron a desalojarles. El ministro ha rechazado la posible implicación en los enfrentamientos del grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), un pequeño grupo de milicianos que ha llevado a cabo diversos ataques contra el Gobierno en los últimos años.

"Les acompañaron abogados, hubo disparos por parte de ellos y la Policía tuvo que responder", ha asegurado Filizzola. "Entramos a este lugar conociendo incluso a las personas que estaban allí, porque ya tienen antecedentes. No es la primera vez que estos campesinos eran desalojados", ha detallado el ministro, que ha lamentado la muerte de los agentes

Por su parte, el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ha ordenado el despliegue inmediato de las Fuerzas Armadas en la zona y ha dado su pésame a los familiares de los muertos. "Manifiesto mi solidaridad con los familiares de las víctimas mortales y los heridos de las fuerzas del orden que entregaron su vida en el cumplimiento de su misión", ha indicado Lugo, según han informado varios medios locales.

Los policías acudieron a desalojar la finca Morumby de unas 2.000 hectáreas y que pertenece al empresario y político Blas Riquelme, ex senador del opositor Partido Colorado. Los agentes contaban con una orden judicial para desalojar al centenar de personas que ocupaban la propiedad desde hacía tres semanas cuando fueron atacados. El grupo de campesinos protestaba por la falta de tierras para poder dedicarse a la agricultura.