2 de julio de 2009

Parlamentarios acompañarán a Zelaya en su retorno a Honduras

QUITO (Reuters/EP) - Parlamentarios latinoamericanos acompañarán al presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, en su retorno al país caribeño como parte de las acciones de condena al golpe militar, dijo el jueves el presidente de la Comisión Legislativa ecuatoriana, Fernando Cordero.

Los legisladores se sumarían a los mandatarios de Ecuador, Rafael Correa, y de Argentina, Cristina Fernández, quienes han expresado su disposición de escoltar a Zelaya en su retorno a Tegucigalpa, tras ser derrocado por militares en medio del rechazo internacional.

Zelaya espera que se cumplan las 72 horas de ultimátum dadas en la madrugada del miércoles por la Organización de Estados Americanos (OEA) para que el Gobierno interino garantice el "inmediato" retorno del presidente a sus funciones, antes de ingresar a su país, en donde tiene una orden de prisión.

"Hemos decidido acompañar en el retorno del presidente Zelaya cuando él decida llegar a Honduras. Se prepararan sendas delegaciones de cada uno de nuestros parlamentos", dijo Cordero, tras la firma de una declaratoria de condena de los poderes legislativos reunidos en Quito.

El eventual retorno podría concretarse el fin de semana.

Los representantes de Argentina, México, Bolivia, Ecuador, Chile, Cuba y Venezuela exigieron además al Congreso de Honduras "el restablecimiento del orden constitucional y la restitución incondicional e inmediata en el ejercicio de su cargo al presidente".

Zelaya, un empresario agrícola liberal que en el último año cambió su discurso y se acercó al mandatario venezolano Hugo Chávez, fue llevado a Costa Rica el domingo por militares hondureños que lo expulsaron del país, por intentar cambiar la Constitución para buscar una reelección.

Tras el golpe, el Congreso designó a Roberto Micheletti -respaldado por buena parte de la población, el Congreso, el Poder Judicial, Las Fuerzas Armadas y sectores empresariales- como mandatario interino, quien ha señalado que no permitirá que Zelaya ingrese a Honduras y que, de lograrlo, sería arrestado.

Cordero señaló que la misión podría implicar un riesgo debido a las amenazas dadas por Micheletti.

"Hay que intentar ese riesgo, creo que la democracia de América Latina lo exige (...) Vamos a correr todos los riesgos para que Honduras recupere su democracia", agregó el parlamentario al final de la reunión.

(Por Alexandra Valencia. Editado por Juana Casas)