29 de agosto de 2015

Peña Nieto, cuestionado por su gasto en publicidad oficial

MÉXICO DF, 29 Ago. (Notimérica) -

Enrique Peña Nieto es el presidente mexicano que invierte más gasto en publicidad oficial. Solo en su primer año de gobierno, el mandatario gastó a nivel federal unos 7.611 millones de pesos (450 millones de dólares), unos dos mil millones de pesos más que su predecesor, Felipe Calderón, de acuerdo con un informe presentado por la organización Artículo 19 y Fundar, Centro de Análisis e Investigación.

Según el reporte 'Libertad de expresión en venta. Acceso a la información y censura indirecta en publicidad oficial', presentado esta semana, los gastos en publicidad que se realizan por parte de los poderes públicos no solo son excesivos, sino que también están impregnados por la opacidad y la discrecionalidad.

La mayoría del gasto publicitario se quedó en los medios impresos (37%), mientras que la televisión acaparó un 30% y la radio un 18%. Las cifras muestran que el Ejecutivo se extralimitó en el gasto, ya que en 2013 el presupuesto propagandístico fue rebasado en un 48,8%, y en 2014, en un 26%.

Lo mismo ocurre con los diferentes estados de la República, que gastan más recursos de los previstos sin que tengan que dar explicaciones a los ciudadanos por ello. Entre ellos, Coahuila, Nuevo León y Chihuahua son las entidades en las que se dio más propaganda gubernamental.

UN MÉTODO DE CASTIGO Y RECOMPENSA.

"Lo que vemos es un mecanismo de promoción, diseñado a modo desde las direcciones de comunicación social de los distintos gobiernos, que funge a la vez como oficina de propaganda y control de la información que aparece en los medios de comunicación", denuncian desde Artículo 19, visibilizando esta "censura indirecta" que las autoridades ejercen con el reparto de su publicidad oficial.

En una entrevista concedida a la asociación, el periodista Adrián López, periodista del medio 'Noroeste', alerta que, con esta situación, "los medios encuentran una manera de sobrevivir sabiendo que lo que no hay que hacer es periodismo, sino relaciones públicas con los gobernantes", dado que aquellos que mantienen una línea crítica con el poder son castigados.

El periodista pone como ejemplo la asignación de los presupuestos de publicidad en el estado de Sinaloa. En este estado norteño, el reparto está más en función de "criterios discrecionales, de compadrazgos y de amistades" que de las mediciones de impacto, penetración o influencia de los medios.

FALTA DE TRANSPARENCIA.

La cifra de lo que se dice que se gasta y de lo que realmente se acaba repartiendo también muestra grandes diferencias, de acuerdo con la organización.

Entrando en el nivel estatal, Artículo 19 informa de que, aunque la mayoría de los gobiernos muestran sus gastos totales -menos las entidades de Guerrero, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz-, hay un 39% de esa cantidad del que no se conocen detalles.

Es decir, hay una cantidad de 2.413 millones de pesos (143 millones de dólares) de la que no se sabe su destino: ni a qué campañas pertenecieron ni en qué medios se invirtieron.

Desde la asociación muestran una especial preocupación por los casos de Guerrero y Tamaulipas, estados en los que ya es el cuarto año en el que no dan ninguna información sobre el gasto publicitario.