20 de marzo de 2007

Perú.- Acusan al Gobierno de Alan García de desprestigiar al ex presidente Alejandro Toledo

LIMA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Partidarios del ex gobernante peruano Alejandro Toledo manifestaron este martes que el Gobierno del actual presidente Alan García está obstinado en una campaña de desprestigio contra el ex mandatario después de que una subcomisión del Congreso admitiera ayer una nueva acusación contra el ex jefe del Estado.

La Subcomisión de Acusaciones Constitucionales admitió el lunes una denuncia constitucional contra Toledo presentada por el procurador Gino Ríos por presuntos delitos contra la administración pública al hallar gastos injustificados por un alto importe, según afirmó el presidente de ese grupo, Víctor Mayorga.

Entre estos casos, se señaló la contratación de la empresa Discovery Channel para realizar un documental sobre los atractivos turísticos del país, y los continuos viajes de vacaciones de Toledo a un balneario en la costa norte.

"Este gobierno está obsesionado con Alejandro Toledo", dijo hoy el ex ministro de Trabajo de Toledo, Juan Sheput.

La subcomisión deberá solicitar a la Comisión Permanente determinar el plazo dentro del cual se realizará una investigación y se presentará un informe al respecto.

Por su parte, el que fuera jefe del Gabinete de Ministros del ex mandatario, Carlos Ferrero, expuso que hay en el actual Gobierno una fuerte volunta de desprestigio contra Toledo para "evitar que él siga siendo considerado una personalidad política que es siempre una voz importante en el debate" nacional.

El Gobierno, por su parte, ha negado que exista una persecución política como aseguran los partidarios de Toledo. En enero, la subcomisión de Acusaciones Constitucionales declaró procedente una primera denuncia contra Toledo por haber reconocido ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la responsabilidad del Estado en el caso de la muerte de 41 presos por terrorismo en un incidente de violencia en una cárcel de Lima en 1992.

Anteriormente, el pasado mes de diciembre, una jueza abrió un proceso penal a Toledo y dictó una orden para impedirle salir del país, por su posible relación con un caso de falsificación de firmas en que incurrió su partido político para participar en las elecciones presidenciales en 1998.

Mientras tanto, Alejandro Toledo reside actualmente en Estados Unidos donde trabaja en la Universidad de Stanford como conferenciante y no ha vuelto al país desde que se abrieran contra él causas penales.