18 de diciembre de 2007

Perú.-Fujimori afirma que no dio crédito a las informaciones de que existía un escuadrón de la muerte contra terroristas

LIMA, 18 Dic. (EP/AP) -

El ex presidente peruano Alberto Fujimori declaró hoy en el proceso que le juzga por violaciones a los Derechos Humanos que no creyó la versión de un general del Ejército que en 1993 denunció la existencia de un escuadrón de la muerte que se dedicaba a ejecutar ilegalmente a sospechosos de terrorismo.

Fujimori aseguró que no creyó las afirmaciones del general Rodolfo Robles porque como mandatario no había dado ninguna directiva relacionada con una guerra clandestina contra los grupos subversivos.

El ex gobernante afirmó que de todas formas, cuando se enteró de la denuncia del general, quien ocupaba el tercer puesto en el escalafón del Ejército peruano, llamó al asesor presidencial de inteligencia Vladimiro Montesinos y al entonces ministro de Defensa, el general Víctor Malca, los cuales le negaron por completo las acusaciones de Robles.

"Me niegan (la denuncia) tajantemente, rotundamente, y más aún recuerdo que el general Malca hace una declaración pública inmediatamente después, negando esa afirmación del general Robles", dijo Fujimori al ser interrogado por el fiscal adjunto Avelino Guillén. El ex presidente dijo que creyó en Montesinos y Malca, especialmente por "mi propia convicción".

"Yo había dado unas directivas, esta formación del grupo Colina no calzaba con las directivas, además la declaración pública del general Malca, la información que me alcanza Montesinos, descartan (la denuncia) totalmente", insistió Fujimori.

Robles fue la primera persona que habló de la existencia de Colina, y después de hacer pública su denuncia fue cesado del Ejército y acusado de traición. Entonces el general se resguardó en la Embajada de Estados Unidos en Lima y posteriormente abandonó Perú y se asiló en Argentina.

En los dos años previos, dos matanzas habían conmocionado a Perú. En la primera, el 3 de noviembre de 1991, 15 personas, incluido un niño de ocho años, murieron acribilladas durante una fiesta en un solar del distrito de Barrios Altos en el centro de Lima.

En julio de 1992, nueve estudiantes y un profesor de la universidad La Cantuta de Lima fueron secuestrados y asesinados, pero sus cuerpos se encontraron meses después calcinados y enterrados en un área descampada en las afueras de la capital.

El ex gobernante (1990-2000) es acusado por la Fiscalía como "autor mediato" de esas matanzas, es decir que ejecutó el delito por medio de otro, y de ser encontrado culpable podría enfrentarse a una condena de 30 años de prisión.

El juicio se realiza en la Dirección de Operaciones Especiales de la policía, donde Fujimori se encuentra recluido desde el 22 de septiembre cuando llegó a Perú extraditado desde Chile.