28 de mayo de 2011

Perú.- Fujimori y Humala empatarían en la segunda vuelta, según un sondeo

LIMA, 28 May. (Reuters/EP) -

La candidata conservadora Keiko Fujimori y el nacionalista Ollanta Humala se encontrarían en un empate técnico de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que tendrán lugar el 5 de junio, según un sondeo difundido el viernes por la Universidad Católica.

Según el mismo, Fujimori obtendría un 50,3 por ciento de los votos, mientras que Humala alcanzaría un 49,7 por ciento de las papeletas. El estudio se realizó entre el 21 y el 23 de mayo a 1.800 personas a nivel nacional. El margen de error es de 2,3 puntos porcentuales.

"Los resultados muestran una estrecha competencia por el voto, aún cuando hay una ligera inclinación a favor de Fujimori, quien ha sacado una amplia ventaja en la capital del país, Lima, y Callao", afirma el estudio.

El sondeo difiere de un estudio previo de esta misma universidad, realizado entre el 30 de abril y el 3 de mayo, según el cual Humala lideraba las encuestas con un 40,7 por ciento frente al 40,5 por ciento de Fujimori.

PROTESTAS LABORALES

La federación de trabajadores mineros del país planea realizar una huelga nacional desde el lunes en demanda de mayores beneficios sociales, aunque algunos sindicatos han anunciado que no se plegarían a la protesta.

Entre tanto, Humala ha mostrado su preocupación por una protesta en la región sureña de Puno, donde se impuso con el 60 por ciento de los votos en la primera ronda electoral, al tiempo que ha pedido al Gobierno que resuelva pronto el conflicto.

Los manifestantes de Puno, donde operan pequeñas empresas mineras y la gigante mina de estaño Minsur, exigen al Gobierno la eliminación de todas las concesiones mineras.

"Estamos sumamente preocupados por el asunto de Puno, ya que a pocas fechas de definirse quién va a ser el nuevo presidente en el país, lo que definirá el rumbo del país en los próximos cinco años, estamos viendo conflictos sociales que enturbian el proceso electoral", ha afirmado Humala.

Durante la protesta, varios manifestantes ha atacado entidades privadas y públicas. El Gobierno no quiere choques entre la población y las fuerzas de seguridad para evitar víctimas. Los dirigentes de la protesta han amenazado con que Puno no participe en las elecciones si no se atienden sus demandas.