19 de diciembre de 2007

Perú.- Fujimori justifica la ley de amnistía de la que se beneficiaron militares acusados de violar los DDHH

LIMA, 19 Dic. (EP/AP) -

El ex presidente peruano Alberto Fujimori justificó hoy la promulgación, durante su gobierno, de una ley de amnistía de la que se beneficiaron varios militares acusados de violar los Derechos Humanos y adujo que fue una iniciativa para lograr la pacificación del país.

La ley de amnistía, dictada en 1995, se aplicó a los militares integrantes del escuadrón de la muerte denominado Colina, que perpetró las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), por las que Fujimori, está siendo enjuiciado desde el pasado 10 de diciembre, acusado de homicidio, secuestro y lesiones graves.

Al ser interrogado por el fiscal jefe, José Peláez, sobre por qué promulgó con suma rapidez dicha ley, que ha sido ampliamente cuestionada por organismos internacionales defensores de los Derechos Humanos, Fujimori alegó que formaba parte de un plan para pacificar el país, una vez capturado el máximo líder del grupo terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, en 1992.

"(La ley) era parte de toda una concepción para llevar al Perú a la pacificación", dijo Fujimori, que añadió que, a su juicio, "es necesario buscar una solución pacífica después de catorce ó quince años de guerra interna".

El interrogatorio del miércoles en la audiencia pública a la que es sometido Fujimori se centró en la cuestionada ley de amnistía, que, según la acusación, es uno de los indicios que probarían que el ex presidente promovió las actividades ilícitas del Grupo Colina en la lucha contra el terrorismo.

En la última audiencia del lunes, Fujimori negó que hubiera tenido conocimiento de la existencia del Grupo Colina en el Servicio de Inteligencia del Ejército, y dijo que fue en 1993 cuando su asesor Vladimiro Montesinos le habló sobre la probable existencia de ese escuadrón.

Fujimori también es acusado en este juicio del secuestro de un empresario y un periodista durante el autogolpe del 5 de abril de 1992. Al respecto, el ex gobernante negó la acusación, afirmando que nunca ordenó alguna detención la noche de los hechos.

"Absolutamente", respondió cuando el fiscal le preguntó acerca de la veracidad del testimonio de su ex esposa, Susana Higuchi, quien reveló que oyó a Fujimori decir que había que detener a ciertas personas, e incluso que sobre alguna de ellas manifestó: "vivo o muerto".

Durante el interrogatorio, el ex presidente argumentó en repetidas ocasiones que le fallaba la memoria, contestando "no recuerdo" a las preguntas que le formuló el abogado Ronald Gamarra, quien representa a los familiares de las víctimas de las matanzas.

Al ser cuestionado sobre el papel que desempeñó Montesinos en su Gobierno, Fujimori no escatimó en elogios a sus habilidades como hombre de inteligencia, aunque señaló que tras descubrir sus actividades ilícitas quedó "decepcionado".

"Era un hombre habilísimo en inteligencia, yo no lo puedo negar. Independientemente de sus delitos, contribuyó a desarmar a Sendero (Luminoso) y al MRTA" (Movimiento Revolucionario Túpac Amaru), indicó.