22 de septiembre de 2007

Perú.- Fujimori sufrió una bajada de presión arterial a bordo del avión que lo trasladó a Lima

SANTIAGO, 22 Sep. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El ex presidente peruano Alberto Fujimori, extraditado hoy desde Chile, sufrió una bajada de presión arterial a bordo del avión que lo traslada a Lima, según informa esta tarde la edición electrónica del diario chileno 'El Mercurio', citando informaciones de Radio Uno de la ciudad de Tacna.

La emisora dio cuenta de una descompensación del ex gobernante, la cual obligó a atenderlo con oxígeno en la escala técnica que realizó en Tacna, ciudad fronteriza con Chile, el avión Antonov que lo trasladó a la capital de Perú.

Fujimori, de 69 años, que según la emisora viaja con un chaleco antibalas para evitar atentados en su contra, viaja acompañado de personal de Interpol que lo entregará a las autoridades policiales y judiciales peruanas, para iniciar el proceso en su contra por siete de los 13 casos de corrupción y violaciones de Derechos Humanos por los cuales Chile aceptó extraditarlo.

El avión que lleva a Fujimori ha hecho dos escalas técnicas para cargar combustible y se espera que llegue a Lima cerca de la medianoche española.

Medios informativos peruanos dan cuenta de cientos de manifestantes que, a favor y en contra del ex mandatario, han copado la carretera que conduce al aeropuerto internacional de Lima, donde Fujimori pisará suelo peruano.

La agencia estatal de noticias peruana, Andina, aseguró que la jefa de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y Extradiciones del Ministerio Público, la fiscal adjunta suprema Secilia Hinojosa Cuba, será la encargada de recibir al extraditado Alberto Fujimori.

La fiscal estará acompañada por el jefe del Instituto de Medicina Legal, Luis Bromley Coloma, cuya labor será dirigir al equipo de médicos que certificarán las condiciones de salud del ex jefe del Estado, así como el fiscal provincial penal de turno, Fidel Castro Chirinos, quien tendrá la función de garantizar el respeto a los derechos de Fujimori desde su llegada a Perú.