20 de diciembre de 2006

Perú.- El Gobierno peruano apuesta por una erradicación "inteligente" y gradual del cultivo de la coca

LIMA, 20 Dic. (EP/AP) -

El Gobierno de Perú consideró hoy que la erradicación de los cultivos de coca debe anteponerse a otros objetivos que contribuyan al cambio progresivo de la "economía de coca" hacia otras economías o cultivos alternativos, dijo hoy el ministro de Defensa peruano, Allan Wagner.

"¿Deben desaparecer los cultivos ilegales de hoja de coca? No hay ninguna duda. Ese es el objetivo. Cómo lograrlo, requiere mucha inteligencia y mucha sensibilidad política para saber cómo es que esto puede realmente avanzar", dijo Wagner en declaraciones a la emisora radiofónica 'Radioprogramas'.

El ministro señaló que el Gobierno ha trazado un plan para combatir el narcoterrorismo en las zonas cocaleras, basado en tres pilares. El plan pasa por el fortalecimiento militar para combatir el terrorismo, el fortalecimiento policial para combatir el narcotráfico y una mayor presencia del Estado para generar economías alternativas a la de la coca.

"Si nosotros comenzáramos poniendo por delante la erradicación (de cocales) podríamos frustrar otros elementos del plan", dijo Wagner.

Indicó que en la "combinación inteligente" de esas tres medidas del plan supondrá encontrar soluciones, ya que afirmó que no existen soluciones exclusivamente militares para resolver el problema de las zonas cocaleras.

Dijo que generando economías alternativas, combatiendo el narcotráfico, e interrumpiendo el tráfico de productos químicos para la fabricación de cocaína, se lograría bajar el precio de la coca, "y entonces hacer posible que vaya cambiando la economía de la coca hacia una economía lícita".

El ministro aseguró que el Gobierno del presidente Alan García está decidido a emprender una "guerra frontal" contra el narcotráfico, con la creación de un comando militar unificado en la zona de los valles del río Apurímac y Ene (conocida como VRAE) al sudeste de Lima, y otro en el valle del Huallaga en la selva central.

Wagner dijo que se había advertido que las bandas remanentes del grupo subversivo Sendero Luminoso se estaban convirtiendo en narcotraficantes, "más o menos en el sentido de unas FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), que es justamente lo que tenemos que evitar que ocurra".

En la zona del VRAE cinco policías y tres civiles fueron emboscados y asesinados a tiros por miembros de Sendero Luminoso el pasado sábado, cuando se internaron en la selva para realizar una operación de detección de traslados ilegales de coca.

Según afirman los expertos en el los miembros rezagados de Sendero Luminoso trabajan actualmente como sicarios para los narcotraficantes.

Sendero Luminoso, que inició una escalada de violencia terrorista en 1980, fue neutralizado en 1992 con la captura de su máximo cabecilla Abimael Guzmán, actualmente en prisión, y quedó seriamente debilitado con la detención de otros líderes a finales de esa década.