7 de noviembre de 2011

Perú.- Humala aconseja a su segundo vicepresidente, acusado de tráfico de influencias, que dimita

LIMA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Perú, Ollanta Humala, aconsejó este domingo a su segundo vicepresidente, Omar Chehade, que dimita para defenderse ante las comisiones parlamentarias y la Fiscalía de las acusaciones de tráfico de influencias de las que ha sido objeto.

"Pienso que haría bien en dar un paso al costado, pero eso debe nacer de él", para "tener la libertad de poder defender su inocencia y también para que dejemos ya que este tema siga avanzando cuando hay tantas cosas por hacer en Perú", declaró el presidente cuando le preguntaron sobre este tema en una entrevista concedida a cuatro periodistas en la sede del Gobierno cien días después de asumir el cargo.

Según los medios peruanos, Humala dijo que aún no había pedido personalmente al "congresista" Chehade que dimitiese pero dejó claro que el Ejecutivo no protegerá ni "blindará" a ninguno de sus miembros y pidió que se deje trabajar a la Comisión de Ética del Parlamento y a la Fiscalía.

Según el canal América Televisión, a Chehade le ha cogido por sorpresa el comentario de su jefe porque ambos habían hablado sobre las acusaciones y éste no le había pedido que renunciase al cargo. Antes de que se difundiese la entrevista, el vicepresidente había destacado que estaba recibiendo "el apoyo de la gente en las calles" y que no tenía "ningún temor".

"No me han pifiado" --reprobado mediante silbidos-- "y me han dicho que todo se trata de una campaña en mi contra (...). La gente se me ha acercado, incluso a tomarse fotos conmigo, porque saben que tengo una carrera intachable", aseguró.

El Congreso empezó a investigar a Chehade hace unos días, después de que saliese a la luz que se había reunido con tres generales para, supuestamente, pedir una intervención policial a favor del grupo empresarial Bustamante, que mantiene una disputa por el control de la compañía azucarera Andahuasi.

Desde que estalló el escándalo, algunos miembros del Gobierno han marcado distancias con el vicepresidente y varios diputados de la oposición han pedido su dimisión.

BALANCE DE SUS CIEN DÍAS EN EL CARGO

En la entrevista del domingo, Humala resaltó como principal resultado de su gestión el aumento de los impuestos que pagan las empresas mineras gracias a las negociaciones mantenidas por el Ejecutivo con el sector.

Asimismo, reiteró que las autoridades respetarán los contratos firmados --"nos guste o no nos guste", dijo-- y que su objetivo es dar confianza al país y a los inversores.

Por otro lado, el mandatario reconoció que no podrá cumplir algunas de sus promesas electorales, como construir un hospital en cada capital de provincia o reducir el precio del gas. Sin embargo, señaló que espera elevar a 800 el número de distritos del país beneficiados por JUNTOS --el Programa Nacional de Apoyo Directo a los Más Pobres--, que ahora se desarrolla en más de 600.

También aclaró que su Gobierno no pretende modificar la Constitución porque si lo hiciera solo conseguiría fragmentar más al país y reafirmó su respeto por la libertad de prensa al afirmar que prefiere "una prensa crítica a una sometida".

Respecto a su futuro político, dijo que "por el momento" queda "descartada" la posibilidad de optar a la reelección y añadió que le gustaría ser recordado como "una persona que no robó y cumplió con sus compromisos".