27 de diciembre de 2013

Humala cesará a 600 oficiales tras escándalo de corrupción policial

Humala cesará a 600 oficiales tras escándalo de corrupción policial
MARIANA BAZO / REUTERS

LIMA, 27 Dic. (Reuters/EP) -  

   El presidente peruano, Ollanta Humala, prepara la segunda gran purga policial de su mandato, que considera la baja de hasta unos 600 oficiales, tras un escándalo de corrupción que salpicó al Gobierno y a las fuerzas armadas.

   El ministro de Interior, Walter Albán, dijo este viernes que los relevos policiales están en proceso y que la medida es parte de un esfuerzo del Gobierno para luchar contra la corrupción.

   Humala encaró a mediados de noviembre un escándalo tras revelarse que policías habían protegido de manera indebida y durante 18 meses, la residencia de un empresario vinculado al ex jefe de inteligencia Vladimiro Montesinos, quien está preso por corrupción y tráfico de armas.

   El caso ya provocó la renuncia del entonces ministro de Interior y la destitución de seis mandos policiales.

   Albán, que asumió la cartera el mes pasado, dijo que el relevo de 600 oficiales de la policía no es una cifra "exagerada", pero dijo que la lista completa se conocerá en los próximos días.

   "De todas maneras, fíjense, estamos hablando de una institución que tiene cerca de 110.000 efectivos; entonces si se habla de 600 (bajas), no creo, visto a groso modo, que esto sea un número exagerado", dijo el ministro a periodistas.

   El reciente escándalo de corrupción policial tocó al jefe de las Fuerzas Armadas de Perú, el vicealmirante José Cueto, cuyo nombre fue usado para justificar la protección de la vivienda del cuestionado empresario Oscar López.

   Cueto, quien negó varias veces su participación en el caso, fue relevado el viernes de su cargo como jefe de las fuerzas armadas, pero podría mantener sus funciones hasta mayo del próximo año, según fuentes de la institución militar.

   La anterior purga se había realizado poco después de que Humala asumiera la Presidencia en julio del 2011, e incluyó una baja sin precedentes de 30 de los 45 generales de la cúpula policial tras una evaluación ordenada por el propio mandatario