2 de junio de 2011

Perú.- Keiko Fujimori insiste en que no indultará a su padre si gana las presidenciales en Perú

LIMA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La conservadora Keiko Fujimori ha insistido nuevamente en que no indultará a su padre, el expresidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, en caso de que el próximo domingo resulte electa como la nueva mandataria de Perú para un período de cinco años.

Desde que anunció su candidatura, Fujimori ha tenido que cargar con el peso de los errores cometidos por su padre durante los diez años que estuvo en el gobierno (1990-2000). Sus adversarios, especialmente su contrincante en la segunda vuelta, Ollanta Humala, han aprovechado esta debilidad para advertir a los peruanos del regreso de un régimen que fue aplaudido por algunos logros pero, a la vez, fustigado por las violaciones a los Derechos Humanos y los casos de corrupción.

La candidata por el partido Fuerza 2011, sin embargo, defiende la gestión del exmandatario, del que aprendió a "escuchar mucho" y "a estar cerca de la gente en los barrios más humildes". Según Keiko, no es ella sino los propios peruanos los que creen que el gobierno de su padre fue "el mejor de la historia" de ese país, al citar un sondeo reciente en el que el 30 por ciento de los encuestados hacen este reconocimiento al 'fujimorismo'.

Sin embargo, la congresista conservadora ha aclarado en varias ocasiones que no tiene intención de interferir en el Poder Judicial para que se anulen las causas contra el exmandatario. "El proceso de mi padre está en el camino judicial y repito una vez más que no habrá indulto", afirmó en declaraciones al diario mexicano 'El Universal'.

"Yo quiero ser presidente de Perú para trabajar por el bien de todos los peruanos, no para resolver mis problemas familiares", insistió Fujimori, quien aparece de primera en las encuestas de intención de voto, seguida muy de cerca por Humala.

En este sentido, tildó de "falso" el argumento que esgrimen sus contrincantes de que su progenitor desde la prisión en Lima está coordinando su campaña. "Yo tomo las decisiones. He pasado momentos difíciles y siempre he dado la cara y he demostrado en estos años que tengo capacidad para liderar un grupo político y la experiencia necesaria para guiar al país", afirmó.

No obstante, Fujimori reconoce que estuvo "en desacuerdo" con algunas medidas tomadas por su padre como su tercera reelección en 2000, la cual derivó en una crisis política que obligó al expresidente a refugiarse en Japón. También rechazó al entonces jefe de Inteligencia, Vladimiro Montesinos, actualmente en prisión por delitos de homicidio y tráfico de armas.

PROPUESTA SERIE

A diferencia de su rival, la candidata conservadora afirma tener una "propuesta es seria, creíble" y enmarcada "en un solo plan de gobierno, no en uno que cambia a cada día, como el del señor Humala". "Queremos seguir atrayendo inversiones y generar confianza para que siga el crecimiento y luchar contra la pobreza", agregó.

Fujimori critica que el aspirante por el opositor partido Gana Perú tenga "cuatro versiones de planes de gobierno y lo peor es que no se sabe si va a cambiar la Constitución" aunque "jura por Dios, con una Biblia, en la mano que no lo hará".

Así, considera que el modelo económico que promueve Fuerza 2011 "es muy bueno porque genera competitividad, es predecible y atrae las inversiones", pero considera que Perú necesita "un programa social que permita una buena distribución de los recursos".

Al ser preguntada cuáles son los líderes latinoamericanos que son su "ejemplo a seguir", la conservadora mencionó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y su antecesor, Álvaro Uribe. "El crecimiento de las inversiones y las políticas de seguridad que ha generado Colombia me parecen muy positivos", matizó.

En este sentido, fustigó que Humala mantenga todavía vínculos con el mandatario venezolano, Hugo Chávez, a pesar de que lo haya negado públicamente. "Hay muchas evidencias, testimonios y audios, que demuestran que Humala le debe la financiación de la campaña de 2006 al presidente venezolano", insistió.

Humala perdió en la segunda vuelta de 2006 frente al actual gobernante peruano, Alan García, en medio de fuertes polémicas por su relación con Chávez y sus políticas de nacionalización de empresas privadas extranjeras.