13 de junio de 2007

Perú.- El primer ministro peruano dice que Humala "no da la talla para una oposición política sólida"

El Ejecutivo peruano apuesta por la estabilidad y la continuidad en la acción de gobierno

LIMA, 13 Jun. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Melgar) -

El primer ministro peruano, Jorge del Castillo, señaló hoy que el líder del Partido Nacionalista Peruano, el ex comandante Ollanta Humala, "no da la talla" para llevar a cabo una oposición política sólida en el país porque "no es un hombre con cultura política o económica".

En un encuentro con la prensa española, Del Castillo dijo que aunque el 'fenomeno Humala' ya ha pasado en lo que se refiere a la persona, todavía no se ha superado el factor 'antisistema'. A su juicio, el segmento de la población que tiene dificultades para salir adelante vota en contra del sistema, "le pongan a quien le pongan", y apuesta por la opción "radical y contestataria".

Del Castillo indicó que "todavía es pronto" para pasar página y reconoció que el ajustado resultado electoral que otorgó la presidencia del país a Alan García es consecuencia de la "impaciencia social".

Según sus cálculos, un 48% de la población peruana se encuentra inmersa en la pobreza y un 24% sufre desnutrición infantil, lo que "genera una impaciencia en la colectividad, que se transforma en una crítica al sistema".

El primer ministro peruano apostó por mantener la continuidad en la acción de gobierno, apoyándose en los pilares de estabilidad económica, social y política, aunque precisó que esta última no es fácil cuando hay "un Parlamento tan fraccionado".

"El punto de equilibrio es el crecimiento económico para el desarrollo humano, con una base de descentralización y mayor seguridad en el país. Esta es la visión de lo que nosotros queremos hacer", dijo Del Castillo. "Aspiramos a que los recursos económicos se transformen en salud, en educación y en programas sociales focalizados en la acción contra la pobreza, particularmente en la desnutrición infantil", sentenció.

SEGUNDA OPORTUNIDAD

Respecto a la segunda oportunidad que le ha otorgado el pueblo peruano a Alan García, Del Castillo subrayó que entre 1985 y 1990 "la situación económica era completamente distinta" y recordó que Perú estaba en una guerra interna por culpa del terrorismo de Sendero Luminoso. En este sentido, opinó que el Gobierno tiene "un enfoque muy claro de la otra realidad", y dijo que de ahí "nacen sus fundamentos políticos de estabilidad y continuidad".

En este sentido, indicó que el objetivo es que los nuevos recursos del país y el mayor crecimiento económico "sean dos vectores para reducir la pobreza y para descentralizar el país".

Por otro lado, el dirigente subrayó que Sendero Luminoso no tiene capacidad para volver a desarrollar de nuevo una actividad urbana y recordó que se ha convertido en el brazo armado del narcotráfico. "Si alguna vez Sendero tuvo alguna intencionalidad política, se ha diluido en el tiempo", sentenció. Finalmente, dijo que el nuevo ejecutivo intentará solucionar este problema "con mucho respeto con los Derechos Humanos".