10 de febrero de 2007

Perú/Venezuela.- Perú y Venezuela normalizan sus relaciones diplomáticas

LIMA, 10 Feb. (EP/AP) -

Perú y Venezuela acordaron el "restablecimiento de las relaciones diplomáticas a nivel de embajadores", después de que el pasado año el presidente peruano, Alan García, y el venezolano, Hugo Chávez, protagonizaran fuertes enfrentamientos verbales.

"El ministro de Asuntos Exteriores de Perú (José García Belaunde) tiene la satisfacción de informar de que en la fecha ha acordado, con el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela (Nicolás Maduro), el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países a nivel de Embajadores", informó ayer en un comunicado el Ministerio peruano.

"Se van a intercambiar nuestros embajadores para que quede regularizada, absolutamente, nuestra relación de Estado a Estado, y de Gobierno a Gobierno, con Venezuela", dijo posteriormente en rueda de prensa el presidente García, sin proporcionar más detalles.

El comunicado del Ministerio peruano señaló que el Gobierno ha designado como embajador en Venezuela a Luis Santa María Calderón, que asumirá sus funciones el próximo 1 de marzo.

Por su parte, el Gobierno del presidente Chávez dio a conocer también ayer la designación del vicealmirante Armando Laguna, ex comandante general de la Armada venezolana, como su nuevo embajador en Lima. "La designación del nuevo Embajador en Perú procura iniciar una nueva etapa en las relaciones con esa hermana República", dijo el Gobierno venezolano.

Los dos países no habían roto oficialmente sus relaciones, pero ambos Ministerios de Exteriores admitían que no estaban en un nivel normal desde inicios de 2006, cuando Perú se hallaba en medio de su elección presidencial.

El 'impass' se originó cuando el entonces candidato presidencial de Perú, y actual mandatario, Alan García, intercambió insultos con Chávez. El presidente venezolano criticaba a García, al que consideraba candidato de la derecha, mientras apoyaba abiertamente al rival en las elecciones, Ollanta Humala.

Alejandro Toledo, el entonces mandatario de Perú, decidió entonces retirar a su embajador en Caracas, al afirmar que Chávez estaba "interfiriendo" en la política interna del país, a lo que el Gobierno venezolano respondió retirando a su representante diplomático de Lima.

Aunque durante meses los dos países se mantuvieron alejados con la victoria de García, y Venezuela afirmaba que las relaciones estaban "en la congeladora", García y Chávez tuvieron un acercamiento en noviembre, durante la II Cumbre Sudamericana de Naciones.

El acercamiento continuó en enero en Quito, durante la toma de posesión del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, tras lo cual el ministro de Exteriores peruano pronosticó que se avecinaba la "normalización" de las relaciones.